El polvo facial (suelto o compacto) fue inventado para ser utilizado en la finalización del maquillaje, para dar un acabado mate, quitando el brillo de la piel. Ayudan a fijar el maquillaje y eliminar el brillo de la piel en las zonas donde se produce la acumulación de grasa.

Tipos de polvos faciales

  • Polvo compacto: es eficaz cuando el objetivo es obtener una capa más densa en zonas específicas del rostro, con el fin de corregir o retocar las zonas que se vuelven brillantes a lo largo del día (ideal para llevar en el bolso).
  • Polvo suelto: es más ligero y aporta un acabado más natural.
  • Polvo translúcido (compacto o suelto): proporciona una cobertura suave y transparente para todo tipo de pieles.
  • Polvo opaco: utilizado para cualquier tipo de corrección, es ideal para pieles con poros visibles.
  • Polvo brillante: cuando la intención es resaltar (no corregir) las imperfecciones de la piel. Debe pasarse con cuidado. Evite usar piel grasa, áreas con flacidez y líneas de expresión, ya que esto puede resaltar aún más el problema.

Tono de polvo facial ideal para cada piel

A la hora de comprar polvos faciales, siempre hay dudas sobre el tono ideal para cada tipo de piel. El tono adecuado de polvos faciales es aquel que, a medida que se aplica, irá desapareciendo, siendo “incorporado” por la piel y suavizando las pequeñas imperfecciones.

Es importante recordar que el tono de la piel cambia de verano a invierno como el maquillaje. En verano, el tono es más oscuro y en invierno, debería ser más claro. Un consejo es, antes de comprar, aplicar un poco de polvo facial en el área debajo de la mejilla para ver si el tono coincide con la piel.

Cómo usar el polvo facial

El polvo es un acabado, no una cobertura. Por lo tanto, debe usarse con moderación. El secreto es cepillar solo la “zona T” (frente, nariz y mentón), una región que suele sufrir más de untuosidad, manteniéndola alejada de la zona de los ojos para no mostrar líneas de expresión. El polvo se puede aplicar con una esponja o brocha:

Esponja: hace que la aplicación sea más concentrada y la cobertura sea mayor. La esponja se utiliza con polvos compactos.

Brocha: ¡esta es la aplicación ideal! Con el pincel, la aplicación es más ligera y segura, ya que es difícil “pesar la mano” al utilizar el pincel. Puede usarse con polvo suelto o compacto.

Y la versión mineral

El polvo mineral es más natural y menos agresivo para la piel. Está elaborado con productos extraídos de la tierra y libres de aceites, talco, fragancias, conservantes y pigmentos artificiales que puedan dañar la piel. Perfecto para pieles finas y sensibles.

Otra ventaja de este tipo de producto es la capacidad de absorber el exceso de aceite. Dominan el brillo sin dejar la piel opaca y pesada. No tapan los poros y dan un acabado fresco y natural.

La textura ligera y extrafina sigue dando a la piel luminosidad, que gana un acabado satinado, fresco y natural. Estas versiones minerales prescinden de la base y el camuflaje sin remordimientos.

Sugerencias de polvos sueltos, compactos, translúcidos y minerales

  • Polvo fijador Dermablend Vichy – Polvo translúcido
  • Polvo compacto Vult – Polvo compacto
  • Renovar el transformador de polvo compacto SPF 15
  • Polvo compacto de mosaico de esencia
  • Hacer B. Base de polvo mineral

¿Usas polvos para la cara? ¿Cuál es tu favorito?