El selenio es un mineral abundante en la corteza terrestre y es una sustancia fundamental para nuestra salud. En los alimentos, es de color rojizo y juega un papel regenerador fundamental en el organismo.

El selenio es vital para la salud a nivel celular: actúa como antioxidante y como anticoagulante, por lo que su influencia positiva cubre un espectro muy amplio.

El selenio tiene una función similar a la vitamina E: es un gran antioxidante que previene la formación de radicales libres.

A la hora de ingerir selenio, también se recomienda ingerir alimentos con alto contenido en vitaminas A, C y D juntas, ya que estas vitaminas mejoran la absorción del selenio por el organismo.

El selenio es uno de los componentes enzimáticos protectores importantes para desintoxicar el cuerpo. Actúa como antioxidante, defiende las células del organismo de los radicales libres que aparecen cada día bajo la influencia de las toxinas ambientales, el tabaco y el estrés. El selenio mejora la inmunidad y combate las infecciones agudas y crónicas.

Beneficios del selenio

  1. Mejora la inmunidad

Las enfermedades comunes se pueden prevenir con selenio. Entre sus beneficios destaca la estimulación del funcionamiento del sistema inmunológico, reduciendo la inflamación y, así, evitando la sobrecarga del sistema inmunológico en su conjunto.

  1. Ayuda a prevenir el cáncer

Para quienes tienen casos de cáncer (de cualquier tipo) en la familia, se recomienda una buena ingesta de selenio. Las buenas dosis contribuyen a prevenir especialmente el cáncer de próstata, linfático, boca y pulmón. Actúa en el tratamiento de casos de enfermedades ya instaladas y apoya la recuperación de células sanas en el organismo.

  1. Lucha contra los radicales libres

La presencia de niveles ideales de selenio potencia la regeneración del ADN atacado por los radicales libres, por lo que el papel del selenio en la prevención del cáncer es aún más pronunciado.

  1. Bueno para la tiroides

El selenio estimula el sistema endocrino, particularmente la glándula tiroides. Esta glándula central, que regula el metabolismo y el funcionamiento de otros componentes del sistema endocrino, actúa de forma más eficaz gracias a la influencia del mineral.

  1. Prevención de enfermedades cardiovasculares

El selenio también tiene funciones que protegen el sistema circulatorio. Su efecto anticoagulante protege al organismo contra coágulos peligrosos y ayuda a prevenir problemas cardíacos como arritmias, obstrucción de las venas y arterias del corazón. El selenio también controla el colesterol malo del cuerpo y reduce la densidad sanguínea. La sangre con una adecuada presencia de selenio circula de manera eficiente por todos los órganos.

  1. Gana masa muscular

Como todos los antioxidantes potentes, el selenio ofrece a los músculos una protección significativa contra los radicales libres que se liberan después del entrenamiento de resistencia muscular. De esta forma, los músculos se ven beneficiados, ya que su recuperación tras el entrenamiento se acelera. También mejora la fatiga.

  1. Retrasa el envejecimiento

Por sus efectos antioxidantes, ayuda a retrasar el envejecimiento prematuro.

  1. Ayuda a desintoxicar el cuerpo.

También debido a la presencia de antioxidantes, el selenio ayuda a desintoxicar toxinas y metales pesados como el mercurio y el cadmio del cuerpo.

Señales de la falta de selenio

El primer efecto visible de la deficiencia de selenio es una imagen de debilidad muscular y fatiga. También afecta la función de la tiroides, que puede comenzar a funcionar a niveles muy por debajo de lo ideal. Este funcionamiento lento de la tiroides es el hipotiroidismo, que provoca una desaceleración del metabolismo, lo que lleva a muchas personas a la obesidad y a un riesgo significativamente mayor de enfermedad cardiovascular.

A largo plazo, ahora falta el papel del selenio en la prevención de enfermedades. El riesgo de cáncer, así como de enfermedades cardiovasculares y enfermedades infecciosas, se vuelve mucho mayor si hay una deficiencia de selenio en el cuerpo. Además de las enfermedades, el cuerpo sin la cantidad necesaria de selenio sufre los efectos del envejecimiento acelerado.

La deficiencia de selenio en el cuerpo puede provocar una reducción de la capacidad sensorial cognitiva y también de la memoria.

Fuentes de selenio

El selenio se encuentra en varios alimentos como huevos, panes, pollo, arroz, queso, pasta y pescado. Sin embargo, la cantidad de minerales que contienen estos alimentos es muy baja. Uno de los alimentos que contiene más selenio son las nueces de Brasil, un alimento exclusivo de Brasil.

No existe una cantidad estandarizada de consumo de selenio para cada persona, ya que la cantidad varía según el biotipo de cada persona. En la mayoría de los casos, sin embargo, un consumo diario de 100 mcg a 300 mcg es bastante razonable.

Para tener una referencia de las cantidades ingeridas podemos comprobar la cantidad de selenio en una nuez de Pará. Muchas tablas difieren en cantidad (incluso porque depende de la nuez y el tamaño), pero normalmente una nuez contiene entre 45 mcg a 85 mcg de selenio.

Exceso de selenio

La toxicidad por selenio es rara. Gran parte del exceso se elimina a través de la orina. Sin embargo, cuando se produce una ingesta excesiva de selenio, pueden producirse uñas débiles y cabello quebradizos, molestias gastrointestinales y caída de cabello. Otros síntomas incluyen mal aliento, erupciones cutáneas, fatiga, irritabilidad y daño a los nervios. La dosis diaria de hasta 400 mcg de selenio se considera segura para la salud.

Suplementos de selenio

Para quienes opten por complementar, se recomienda una dosis de 200 mcg de selenio para personas con problemas de tiroides. También es importante complementar la vitamina E, que actúa de forma sinérgica con el selenio como antioxidante.

Esta dosis es suficiente para tener un efecto terapéutico para el tratamiento de la deficiencia de selenio, teniendo un bajo riesgo de causar síntomas de sobredosificación.

Y tú, ¿alguna vez has pensado en el selenio? ¿Sueles comer castañas en su vida diaria o incluso complementar?