La sociedad actual establece que la delgadez es sinónimo de belleza. Y, para adelgazar, hay una serie de fórmulas «mágicas» y dietas «revolucionarias» que prometen una pérdida de peso rápida y sencilla.

Pero lo que muchas mujeres no saben es que estas dietas pueden causar daños a la salud, como: desequilibrio orgánico, cabello quebradizo, piel seca, uñas débiles, ansiedad, depresión, anemia y otras enfermedades.

La pérdida de peso debe ser un proceso agradable, nunca un tratamiento de choque. Y para eso, no basta con adelgazar, es necesario modificar los pensamientos y comportamientos con respecto a la alimentación.

La mayoría de las personas que quieren perder peso, quieren que suceda en poco tiempo; piensan que es posible perder 10 kg en 1 mes, por ejemplo.

El principal objetivo en el proceso de adelgazamiento es la adopción de un estilo de vida saludable, con cambios planificados y graduales. El proceso debe ser lento y muy cauteloso.

La pérdida de peso se produce de forma diferente en cada persona y es importante poder reconocer las debilidades que surgen en el camino. Sea cual sea tu dificultad, descúbrela y planifica superarla. Por ejemplo, si su debilidad es el ejercicio, sabe que esta es un área que debe observar con más atención. Lo mismo puede decirse de los amantes de los dulces, o de cualquier otro “punto débil”.

Qué hacer para adelgazar

Primero, antes de tomar esa decisión, debe querer, realmente querer. No sirve de nada saber que necesita perder peso, realmente debe desearlo.

¡Confiar en ti mismo! Ten siempre una actitud positiva. Tener determinación y confianza es más que la mitad del camino para lograr su objetivo.

Ten un día activo, incluye actividades en tu rutina, tanto físicas como mentales. Encuentre distracciones que hagan que su atención se desvíe de la comida. ¡Control y ansiedad y ocupa tu mente!

Bajar de peso no es fácil, así que ten en cuenta que no hay nada milagroso y que nada ni ningún alimento te hará perder peso. No existe una dieta única lista para ti. Requiere esfuerzo, dedicación, cambio de rutina, preocuparse más por lo que come e incluir más actividades físicas.

Comida y ejercicio

¿Cuál de los dos es el más importante para adelgazar? No hay controversia aquí: ¡comida! Los alimentos que consume son fundamentales para influir en su peso. El ejercicio físico es importante, pero es un complemento de la pérdida de peso. Se puede estimar que la pérdida de peso es 70% comida, 30% ejercicio físico.

Caminar, subir escaleras y tener un día activo deben ser parte de su rutina. No realizar estas actividades contribuye a ganar más peso, pero por sí solas, no harán que nadie pierda mucho peso.

Para una pérdida de peso más eficiente, las actividades más intensas como el entrenamiento a intervalos, la carrera y el entrenamiento con pesas ayudan mucho.

En cuanto a la comida, no hay ningún secreto. Lo ideal es variar lo máximo posible y acostumbrarse a comer un poco menos. La inclusión es la palabra. Incorpora nuevos alimentos poco a poco hasta que formen parte del menú. Recordando que esta dieta no puede ser solo para una fase; debe ser de por vida, por lo que no puede haber restricciones sino inclusiones. Y, como es para toda la vida, no hay prisa: se puede mejorar gradualmente, con calma. El proceso de cambio nunca es tan rápido como pensamos inicialmente.

No olvides prestar más atención a las grasas (aceite de coco, aguacate, mantequilla, castañas, queso parmesano, aceite de oliva y yema de huevo) y proteínas (carnes, garbanzos, lentejas, chía, linaza y sésamo). Incluir alimentos termogénicos también ayuda.

Los dulces y los carbohidratos simples deben estar muy restringidos; pero de nuevo: no tienes que dejar de comer por completo.

Un secreto para ayudar con la pérdida de peso es hacer su propia comida. Sí, suena tonto pero este es el hábito que traen todos los demás. Comerás comidas más naturales, en menos cantidades, con menos conservantes, aditivos y glutamato, además de hacer un mejor uso de los alimentos y gastar menos dinero. Lleva tiempo, por supuesto, pero hacer tu propia comida te hace sentir genial: ¡pruébalo!

El mensaje principal que quiero dejar aquí es: si te sientes bien con tu cuerpo y estás sano, no escuches lo que la sociedad impone o lo que dicen los demás. ¡Piense en usted mismo! Piensa que hay otros valores en la vida, no solo que tienes que estar delgado.

La belleza es fundamental para nuestra autoestima, calidad de vida y bienestar, pero eso no significa tener un cuerpo perfecto. Lo más importante es que todos se sientan bien y sanos.

¿Y tu? ¿Te sientes esclavizado por la dictadura de la delgadez?