El comienzo de la vida escolar del niño es un hito para las mamás organizadas, ¿no es así? Nuevas experiencias y amistades, mucho aprendizaje y una rutina diferente son solo algunos de los cambios que trae este momento. Para que tu hijo y tú aproveches al máximo esta etapa de desarrollo, es fundamental tener una rutina organizada. Sin embargo, ¿por qué es tan importante este tipo de organización? ¿Cómo hacerlo correctamente?

En el post de hoy acabaremos con todas las dudas y os mostraremos cómo preparar la vida escolar de los niños sin dificultades. ¡Revisa!

Cuál es la importancia de crear una rutina para el niño

En la vida escolar, debe comenzar con el pie derecho, ya que esta es una nueva etapa en su vida. Al crear una organización, es posible lograr beneficios que, créanme, influyen hasta la edad adulta.

Para poner todo en orden con el pimpolho, mostraremos cuál es el papel de la rutina en la vida del niño y cómo genera ventajas. ¿Vas a perder?

Ejercita la organización

Con una rutina bien planificada, el pequeño comienza a comprender que es fundamental acomodar sus tareas a lo largo del día, pero de una manera liviana y fácil de hacer.

Empieza a ver que es necesario tener organización para que la vida funcione. Después de todo, con los horarios, puede tener una idea de lo que se debe hacer sin perderse nada.

Da seguridad al niño

Sabiendo lo que se hará en el día, el niño se siente más seguro y cómodo, por lo que es fundamental transmitir las actividades al niño.

Esto ayuda al pequeño a no sentirse perdido con sus tareas, especialmente en lo relacionado con la escuela. Se da cuenta de que no hay razón para temer este entorno, al principio, desconocido. Con la rutina, el niño se acostumbra cada vez más a estar allí y crea vínculos con educadores y colegas.

Trabaja el sentido de la responsabilidad

Es fundamental que el niño se involucre en la organización de su rutina para desarrollar un sentido de responsabilidad. Es importante que comprenda que es necesario realizar las tareas diarias.

Por supuesto, ocurren eventos imprevistos y puede ser flexible con algunos horarios. Pero es necesario que el pequeño descubra que, al comprometerse con algo, es necesario cumplir lo prometido.

Impacta positivamente el desarrollo de su hijo

Los niños que se preocupan por la organización tienden a desarrollarse con confianza y responsabilidad. El pequeño siente que hay una red de apoyo familiar y ve el impacto de este aspecto. ¿Resultado? Este concepto llega a la edad adulta. ¡Bingo!

Esto ayuda a formar adultos enfocados que son capaces de organizar sus compromisos diarios en su agenda, sin prisas.

Reduce los problemas de ansiedad

En los primeros días de clases, es común que haya una extrañeza ya que el pequeño estará lejos de casa y lejos de sus padres. ¿Resultado? La temida ansiedad infantil.

Sin embargo, al explicarle al niño que en un momento determinado lo buscarás, se da cuenta de que no debe tener miedo al abandono. Incluso puedes disfrutar del momento sin esta carga emocional.

Cómo organizar la vida escolar

Dado que el hada madrina de la organización aún no existe, tenemos que ser nuestras propias heroínas. La mejor manera de hacer esto es aprender a prepararse para organizar la vida escolar y tener una experiencia positiva.

Al principio, parece difícil, pero solo necesitamos dividir todo en etapas. Ya que las madres tenemos que ayudarnos unas a otras, ¡aquí tienes algunos consejos imprescindibles para poner en práctica!

Establecer horarios para dormir y despertar

El primer paso para organizar la vida escolar es establecer horarios y lo ideal es empezar a la hora de acostarse y despertarse. Para reducir ese tiempo de lloriqueo para descansar, cree una rutina que involucre algunos pasos. Cuando se inician, el niño ya comprende que es hora de cerrar los ojos.

Evite las actividades agitadas en esta etapa y, cuando llegue el momento, dígales que es hora de cepillarse los dientes y ponerse el pijama. Luego, junto con el pequeño, prepara la habitación para dormir. Atenúa las luces, ajusta el aire acondicionado de la habitación y haz la cama con él.

Es lindo que el niño tenga una mascota de compañía durmiendo, así que cuando la ve, ya se da cuenta de que es hora de relajarse. Leer un libro e invertir en tranquilidad. Pero ojo: la rutina debe ser coherente, que incluye festivos, fines de semana y vacaciones.

Al despertar al pequeño, llama unos minutos antes de la hora para que el pequeño se despierte poco a poco. Luego, dígales que es hora de levantarse, cepillarse los dientes, vestirse, etc.

Organizar útiles escolares

Mamá, ¿hay algo peor que hacer las maletas rápidamente? Seguramente se pasará por alto algo. Dado que la ley de Murphy siempre funciona, probablemente será importante. Para evitarlo, es fundamental organizar el material escolar el día anterior. De esta forma, puede asegurarse de que no falte nada, además de mostrarle al niño la relevancia de la organización.

Llame al pequeño para que participe en este momento: háblele que el material necesita arreglarse para que esté preparado para el día siguiente.

Incluso vale la pena organizar la mochila según la agenda. En la clase de arte, necesita traer un tipo de material diferente al de los días normales. En educación física, debes tener otro uniforme.

Para evitar tener problemas con artículos perdidos en el salón de clases, agregue etiquetas adhesivas en libros, materiales e incluso uniformes.

Para ejercitar la autonomía del pequeño, deje que haga su propia mochila cuando esté acostumbrado. Al saber cómo enseñar a los niños a hacer esto, tendrá menos trabajo.

Obtenga el mejor transporte escolar correcto

Una de las formas más prácticas de tener una vida escolar organizada es contar con transporte especializado. Al mismo tiempo, puede parecer difícil cuando tenemos que tomar esa decisión, ¿verdad? Para dejar de lado las preocupaciones, solo dedícate un poco a encontrar la mejor opción.

Puede pedir direcciones a otros padres de la escuela o amigos sobre el transporte que utilizan. Luego evalúe quién es el responsable, si los vehículos son adecuados y los profesionales preparados. Recuerde que es su bebé (ya no ese bebé) el que será transportado.

Por eso, nuestro consejo es: piensa siempre en la seguridad, como a la hora de elegir una furgoneta u otro tipo de transporte. Con tiempos para llevar y traer descendencia, es algo que te facilitará mucho el día a día.

Cuida la comida

Puedes decir la verdad: una de las mayores preocupaciones es con la comida de los más pequeños, ¿no? Después de todo, con tantas galletas, dulces y productos procesados, parece difícil mantener a su hijo alejado de estas opciones. En lugar de rendirse a algo que no sea tan genial, establezca un plan de comidas.

Crea una rutina alimentaria con los platos principales de la semana o, al menos, con antelación el día anterior. De esta forma, tendrá más tiempo para ir a la feria o al mercado y comprar los ingredientes adecuados.

Además, comer bien en la escuela es fundamental. Para sortear algunas opciones que parecen irresistibles en la cantina, simplemente configure un plan de refrigerios. Elija frutas, cereales y otros ingredientes saludables y ensamble la lonchera el día anterior.

Si lo desea, puede incluso “robarle” la idea a algunos padres, que decoran bocadillos saludables para hacerlos más atractivos. Una madre de Ceará tiene éxito en la escuela (y en la web) por dibujar en las cáscaras de plátano de su hijo. ¡Puedes usar esto como inspiración y no te llevará más de unos minutos al día!

Configurar un plan semanal

¿Llega la noche del domingo y vence ese desánimo para saber que la semana se va a complicar? Podemos deshacer esa impresión con un simple truco: la planificación semanal. Cuando anticipe la semana escolar, no tendrá que preocuparse todo el tiempo, todos los días.

Define los horarios de entrada y salida y vigila el horario de clases del pequeño. Si hay alguna actividad especial, como un evento o una feria de ciencias, inclúyala en la agenda.

No es necesario planificar las 24 horas de cada día de la semana, pero contar con este “borrador” te hará la vida mucho más fácil en este proceso.

Adquiera el hábito de hacer las tareas con anticipación

Y como estamos hablando de planificación, es fundamental tener cuidado de hacer todo con antelación. Cuando lo anticipe, su hijo tendrá más tiempo para divertirse y usted para disfrutar el día. También es una decisión imprescindible para que no corras y te olvides de algo.

Priorice lo que se debe hacer con anticipación. ¿El pequeño volvió a casa de la escuela? Vea si hay algún mensaje de los maestros y lecciones por hacer. Trabajar o estudiar después de la cena es mejor que dejarlo para el día siguiente, por ejemplo.

También anime al niño a dejar el uniforme por separado. ¡Verás cómo esto facilitará todos los puntos de la vida escolar y garantizará buenos resultados!

Y por qué crear una rutina te facilita la vida

Darse cuenta de lo que trae la maternidad no siempre es fácil, ¿verdad? Debemos estar siempre pendientes de todo, cuidando nuestra carrera y nosotros mismos. Por esta razón, mantener actualizada la vida escolar también es beneficioso para las mamás. La idea es muy similar a tener una rutina de bebé, por ejemplo.

Necesitas dedicarte un poco a organizarte, pero cuando todo funcione como un reloj, estarás agradecido. ¿Quieres saber por qué? ¡Ven y descubre por qué crear esta rutina también es bueno para ti!

Te permite planificar mejor

Actuar de forma improvisada es solo una buena opción cuando no hay horarios para llegar al trabajo o la escuela. Eso no es lo que pasa, ¿verdad? Con una rutina, por otro lado, es fácil de planificar.

Sabes a qué hora tienes que levantarte, salir de casa, ir a trabajar, ayudar con las lecciones, etc. Con toda esta parte planificada, es más fácil organizar sus horarios y hacer frente a lo que también pide su atención en la vida diaria.

Disminuye el riesgo de imprevistos

Cuando preparamos una rutina escolar completa, también creamos un verdadero “escudo” contra lo inesperado. De acuerdo, pueden suceder en cualquier momento, pero tener un plan te ayuda a prepararte para enfrentarlos.

Imaginemos una escena casi de terror, pero puede suceder. Piense en el día en que las cosas salieron mal y comience con el teléfono celular que descargó antes de que sonara la alarma. Te levantas con menos tiempo de lo habitual para prepararte y necesitas correr para poder cumplir con toda la “agenda”. Es señal de prisa, pero si los útiles escolares están listos desde el día anterior, es una tarea menos.

¿Se da cuenta de cómo la anticipación puede ayudar cuando algo sale mal? En una rutina tan ajetreada como la nuestra, esto es fundamental para poder llegar al final del día con todo terminado.

Incrementa tu tiempo libre

No podemos negar que la planificación requiere un poco de dedicación para que todo esté listo con anticipación. Al mismo tiempo, es una excelente manera de obtener valiosos minutos gratis en su día. ¿Pero como asi?

El motivo es simple: a la hora de planificar, puedes actuar con tranquilidad, desde ayudar al pequeño a organizar la mochila hasta definir el transporte o cuáles serán las actividades extraescolares. Después de pensarlo, todo está listo y luego solo sigue cómo suceden las cosas.

La verdad es que dedicarás mucho menos tiempo que a intentar hacer varias cosas a la vez y sobre la marcha. ¿Lo mejor? Estos minutos adicionales se pueden usar incluso con el pequeño, lo que asegura que su relación se fortalezca aún más. Demasiado, ¿verdad?

Disminuye los esfuerzos por enseñar valores

Un objetivo de cualquier madre es criar hijos con muchas cualidades y los valores correctos, ¿no es así? Nadie se merece que su hijo se convierta en un adulto que no pueda afrontar las situaciones cotidianas y sea infeliz.

Al mismo tiempo, hay días en los que es más fácil enfrentarse a la jaula de un león que enseñarle a esa cabecita dura a comprender la importancia de ciertos valores. Una forma de eludir esto (y domesticar a tu bestia) es a través del ejemplo. Organizar la vida escolar, por lo tanto, es una excelente manera de enseñar a los niños a través de sus actitudes.

Créame: una planificación cuidadosa y buenas decisiones se convertirán en un hábito en su vida y ayudarán a desarrollar ciertas cualidades, como dijimos. En la práctica, es una forma de hacer menos difícil tu misión materna.

Cuidar la organización de la vida escolar de tu hijo repercutirá en su crecimiento, al fin y al cabo, tendrá más confianza para vivir los momentos de aprendizaje de forma segura y sin miedos. Ahora que has descubierto la importancia de este cuidado y cómo organizarte, será posible tener una rutina saludable y positiva.

¿Te gustó el articulo?