Conocida por su aroma único, la menta es una de las hierbas más utilizadas en la cocina, aportando un toque de frescura única a los platos. Su característica verde y vibrante también aporta un toque exótico muy interesante. La menta se usa ampliamente en varios productos, como: chicle, enjuague bucal, pasta de dientes y cosméticos. Varias bebidas, helados, almíbares, dulces, salsas y muchos, muchos otros platos usan la menta por su aroma. Sin embargo, son más importantes las diversas propiedades medicinales de la menta, como las maravillas que hace para el sistema digestivo.

Propiedades de la menta

La menta, en su composición, es rica en hierro, calcio, magnesio, potasio, sodio y en las vitaminas del complejo B y C. Sin mencionar que esta hierba es antioxidante y ayuda en la conservación del colágeno de la piel y el cabello.

El mentol, una sustancia también presente en la menta, es conocida por combatir las bacterias y como analgésico para los dolores musculares, además de ser un excelente anestésico.

La menta es una hierba aromática que se puede utilizar en la cocina y con fines medicinales porque tiene acción analgésica, antiespasmódica, afrodisíaca y analgésica, siendo un gran té para tomar después de las comidas porque ayuda a la digestión. También tiene acción antiparasitaria, siendo útil para combatir amebas y giardia

Beneficios de la menta

Ayuda en el tratamiento de resfriados y gripe, ya que contiene en su composición ácido ascórbico, mentol y tinol, de acción expectorante y descongestionante.

Tiene propiedades que ayudan a combatir virus y bacterias

Alivio del dolor muscular

Ayuda en la digestión

Ayuda en el tratamiento de la diarrea, los cólicos y el dolor de estómago

Mejora la respiración

Reduce los síntomas de estrés, ansiedad y agitación al tener efectos tranquilizantes

Combate el dolor de garganta

Alivia los cambios digestivos, ya que esta planta tiene un efecto antiespasmódico, capaz de reducir los calambres intestinales y los cambios digestivos, y antiemético, aliviando las náuseas y los vómitos.

Combate el dolor de cabeza, ya que es vasodilatador y capaz de activar la circulación

Limpia la sangre y ayuda en la liberación de toxinas. Es diurético y útil para eliminar los desechos corporales.

Bueno para la salud bucal. Se consume para restringir el mal aliento. Combate bacterias y gérmenes en la boca. También protege dientes y encías.

Las hojas de menta pueden aliviar dolores musculares, dolores de cabeza e incluso dolores de estómago.

Cuáles son las formas de utilizar la menta

La menta fresca se puede utilizar para cocinar en condimentos, además de ser excelente para darle un toque especial al jugo verde. Se puede utilizar como tratamiento para la piel, en forma de té o como aceite esencial en aromaterapia.

Menta para la piel

La menta tiene propiedades antiinflamatorias y contra la picazón; se puede aplicar directamente en las áreas para aliviar la picazón. También se puede usar como limpiador para eliminar la piel muerta y puede ayudar a darle brillo a la piel.

La menta es una excelente fuente de antioxidantes y contiene ácido rosmarínico, que ayuda a combatir los radicales libres y protege la piel contra el cáncer de piel. La menta también se puede aplicar como tratamiento para el acné, debido a su efecto calmante y refrescante sobre la piel.

Para tratar la piel con menta, la mejor forma es utilizar aceite esencial de menta. Agrega una gota en la preparación de la mascarilla de arcilla verde, en tu humectante y tónico facial.

Menta para el cabello

El aceite de menta tiene una variedad de propiedades que lo convierten en una excelente opción para ayudar con el crecimiento del cabello.

El aceite esencial de menta tiene propiedades estimulantes. Penetra a través de la superficie del cuero cabelludo y estimula los folículos pilosos. Favorece la circulación sanguínea y el crecimiento del cabello. Proporciona raíces capilares más fuertes, proporcionando una nutrición adecuada. También ayuda con la caspa y calma el cuero cabelludo.

Para tratar tu cabello con menta, la mejor forma es usar aceite esencial de menta. Prepara un champú de menta y usa el aceite vegetal con el aceite esencial para masajear el cuero cabelludo. Separa una cucharada de aceite vegetal (jojoba, coco, almendras) y agrega 3 gotas de aceite esencial de menta. Mezclar y pasar sobre el cuero cabelludo, masajear, esperar 10 minutos y luego lavar el cabello normalmente.

Té de menta

Entre los tés medicinales, el té de menta es uno de los más nutritivos. Con su aroma y sabor muy agradable, no pierde las propiedades medicinales de la hoja cuando se prepara en infusión. El té de menta, además de ser extremadamente saludable y seguro, no contiene cafeína (lo cual es ideal para personas hipersensibles). Además, es delicioso tanto frío como caliente.

Cómo preparar té de menta

Hervir 500 ml de agua y añadir hojas de menta. Dejar hervir durante 5 minutos, colar y beber. Tome hasta 2 tazas de té de menta al día.

Aceite esencial de menta

Entre los diversos aceites esenciales, también está el aceite esencial de menta. Se extrae de toda la planta por encima del suelo, justo antes de la floración, mediante destilación al vapor de la planta fresca o parcialmente seca.

Beneficios del aceite esencial de menta

Propiedades medicinales: analgesia muscular, problemas respiratorios, dolor muscular, dolor de cabeza, quemaduras solares, estimulante de la circulación local, expectorante, vasoconstrictor periférico,

Indicaciones cosméticas: acné, celulitis, varices, manchas cutáneas (manchas solares o foliculitis), crecimiento del cabello, antiséptico para el cuero cabelludo. El aceite esencial de menta tiene la capacidad de bloquear y deteriorar los andrógenos y logra neutralizar la DHT en el cuero cabelludo, mejorando así los problemas de calvicie.

Aromaterapia emocional: fatiga mental, depresión, miedo y falta de atención.

Te gusta la menta ¿Qué forma te gusta usar más?