Los niños muy tímidos necesitan ser tratados con delicadeza, porque de la misma forma que se puede superar fácilmente con el paso de los años, esta característica también puede ser reflejo de ansiedad social, algún otro tipo de fobia o incluso limitaciones psicológicas. Algunas de las colas de la timidez infantil excesiva pueden ser, ejemplos de padres o personas muy cercanas, sobreprotección o presencia de relación entre hermanos en la que uno es más dominante que el otro y esta parte más frágil, acaba volviéndose más tímida.

Cómo acabar con la timidez infantil

Aunque no hay forma de comprobar el efecto e impacto real de la interferencia provocada por la timidez, siempre es buena idea animar a los niños a practicar mejor su interacción social para favorecer su desarrollo.

El comienzo de todo debe involucrar la conciencia de los padres. Si ellos mismos sufren las limitaciones que trae la timidez, necesitan superarla para ayudar a sus hijos en esta misma barrera.

Hay muchas formas de estimular la superación de la timidez, lo ideal es comenzar con paciencia y tranquilidad, actuando de forma paulatina. Los padres pueden comenzar invitando a sus compañeros a pasar tiempo con su hijo en casa, por períodos cortos y aumentar gradualmente este tiempo y el número de amigos.

Además de fomentar el contacto con otros niños en entornos seguros como el hogar, también se deben evitar actitudes que impidan que el niño tenga nuevas experiencias, como impedirle ir a otros lugares donde pueda socializar y decir constantemente que no lo harán. ciertas actividades porque son muy tímidos.

Lo ideal es siempre apoyar a tu hijo para que se aventure en alguna noticia, descubra cosas nuevas y haga nuevos amigos, animándolo a tener nuevas y divertidas experiencias.

Cómo un padre tímido puede ayudar a su hijo

Primero considera el hecho de que si has vivido tímido hasta este momento de tu vida, haz que tener hijos sea una mayor motivación para afrontar esta limitación y superarlos, especialmente para ellos, ya que tener que ayudar a tus hijos también será un incentivo para ayudarte.

Practica constantemente actitudes como:

  • Participe en actividades sociales con su hijo, evitando protegerlo y alentándolo a superar los pasos y los pasos.
  • No lo etiquete como tímido, esto puede empeorar el problema.
  • Escuche aún más a su hijo: preste atención, oportunidades para que hable y desarrolle empatía.
  • Afronte la timidez de forma natural: no transfiera la interpretación de que su hijo tiene un problema grave.
  • Observe siempre la influencia de la familia: los niños tienden a repetir los comportamientos de los adultos, así que comience por corregir los ejemplos.
  • Involucrar a la escuela y los educadores en el proceso; la participación en la escuela y la ayuda de los maestros y educadores siempre es bienvenida. El niño necesita recibir aliento de todos.
  • Ayúdelo siempre a hacer nuevos amigos, incluso en diferentes entornos y eventos fuera de la rutina del niño.
  • Póngase cómodo en situaciones sociales: cuando usted se sienta cómodo, su hijo también lo estará y comprenderá que la interacción es natural y puede ser muy agradable.