Son frágiles, delicados y necesitan muchos cuidados. A pesar de toda la ternura que conlleva el momento de la llegada del recién nacido a la familia, las dudas también son innumerables … Sobre todo si eres madre o padre primerizo. Y, seamos sinceros, ¡es una de esas personas que quiere dar conjeturas y opiniones!

El propósito de esta publicación es ayudarlo a comprender mejor los mitos y verdades que rodean al bebé recién nacido. Porque no todo lo que dicen es real; pero no todo debe ignorarse. Hay información valiosa que puede hacer que su «trabajo» sea mucho más agradable. Entender mejor este pequeño mundo que depende tanto de ti es fundamental. ¡Revisa!

Los bebés sienten más frío que los adultos – MITO

Es muy probable que hayas visto bebés llenos de guantes, gorras, calcetines y camisetas sin fin. Esta idea de que los pequeños tienen frío viene de décadas pasadas, cuando nuestras abuelas creían firmemente que sus hijos necesitaban estar cubiertos todo el día, sin importar el calor o la sensación térmica.

Sin embargo, los recién nacidos deben vestirse de acuerdo con el clima del día, no necesariamente por la temperatura de los pies y las manos, que son naturalmente más fríos, debido a la circulación más lenta en estas partes del cuerpo.

Así que anótelo: en los días calurosos, su bebé puede (¡y debe!) Usar ropa ligera.

Mamá que amamanta no puede tomar café – MITO

Otra idea de los viejos: mucha gente cree que la madre que amamanta no puede tomar café (ni chocolate ni frijoles), porque puede provocar cólicos en el recién nacido.

De hecho, no hay prueba científica de esto. Lo que sí sabemos es que el cólico en los recién nacidos es una molestia natural y, a menudo, inevitable. En otras palabras, no hay evidencia de que sea “culpa de la madre”. Algunas madres incluso informan que comieron de la misma manera en sus embarazos y un bebé tuvo cólicos y el otro no. Eso es: ¡mito!

El chupete y el biberón dañan al bebé – VERDAD

Cuanto más pueda evitar el uso de chupetes y biberones, mejor. Ambos son capaces de dañar el arco dental del niño, «hundir» el techo de la boca y perjudicar el desarrollo del habla y la buena dicción.

Hoy en día existen varias opciones en el mercado con boquillas que se adaptan y son mucho mejores que las que existían en el pasado. Aún así, es importante prestar atención: si su hijo recibió un chupete y usa un biberón, haga todo lo posible para eliminar estos hábitos del niño hasta la edad de dos años.

El recién nacido tiene sed – MITO

Si el bebé está siendo amamantado exclusivamente, no es necesario darle agua. La recomendación es muy concreta: hasta los seis meses de edad, la leche de mamá es lo único que necesita el recién nacido, porque ya contiene suficiente agua para hidratarlo.

Además, la leche materna es el alimento más completo que existe y, al ofrecerle tés y jugos, puede hacer que “pierda el interés” por la lactancia.

Incluso si su hijo se alimenta con fórmulas infantiles artificiales, la regla es la misma: ¡no le ofrezca otros alimentos con anticipación! Y en caso de duda, siempre hable con el pediatra del niño.

Tienes que acariciar al bebé para que eructe – MITO

¿Conoces esa escena clásica de la época del eructo? No es necesario darle palmaditas en la espalda al bebé. De hecho, solo sostenga al pequeño en posición vertical durante unos minutos.

Y si después de mucho tiempo el bebé no eructa, no entre en pánico. Esto es normal e indica que el niño no “tragó” demasiado aire con el alimento.

La ropa nueva necesita ser lavada – VERDAD

Siempre lave la ropa nueva del bebé con jabón líquido suave y agua tibia, si es posible, antes de que el bebé se los use por primera vez. Hoy en día existen jabones líquidos y lavadoras que están especialmente desarrolladas para este fin, formuladas para lavar la ropa de los niños.

Como la piel de los recién nacidos es muy delicada, hay que tener mucho cuidado y lavar siempre las piezas antes de vestir al recién nacido con ellas.

Los videos educativos hacen que el bebé sea más inteligente – MITO

La verdad es que los bebés aprenden a través de las relaciones con las personas que los rodean, el contacto físico y la comunicación oral.

Estos estímulos son esenciales y muy importantes. ¡Por eso es fundamental jugar mucho con tu hijo, contar historias y hablar mucho! Exponer al bebé a una gran cantidad de palabras, colores, formas y sonidos es suficiente para que el bebé se desarrolle plenamente.

También vale la pena recordar que el uso de videos y televisión no se recomienda para niños muy pequeños, ya que pueden comprometer su capacidad de concentración en el futuro. Según la Sociedad Estadounidense de Pediatría, lo ideal es que los niños solo estén expuestos a los medios después de los 2 años de edad.

¿Solo vió? Cuidar al recién nacido requiere cuidados y atención, pero puedes hacerlo. Olvídese de los cargos y no se culpe por aprender. Este período está lleno de descubrimientos y buenos recuerdos, tanto para ti como para tu hijo, quien sentirá todo tu cariño y atención.