Hablaremos de un tema que puede ayudar en el desarrollo de los más pequeños: la relación entre los niños y mascotas. Si ya está escuchando las súplicas de un compañero del reino animal, el tema es inevitable. Es normal que el niño llegue a esa etapa en la que empieza a pedir tener una mascota en casa. Sin embargo, también es común sentir miedo de que no sea el momento adecuado e incluso miedo de que su hijo no se adapte. Créame, he estado en esa posición.

Además de estos temas, sé que el tema está rodeado de dudas, ya que muchas madres no saben qué esperar de esta integración en la familia. Como la idea ya se te ha pasado por la cabeza, incluso si es una presión libre y espontánea, es importante entender que la relación de los niños y las mascotas trae varios beneficios.

A continuación, le mostraremos el impacto positivo de agregar un miembro peludo al hogar y la vida de su hijo. ¡Revisa!

Lecciones sobre responsabilidad

Al adoptar una mascota, es fundamental pensar que necesita cuidados y atención para tener una vida sana y feliz. Cuando realizas todas las tareas relacionadas con el animal, terminas quitándole la voluntad al niño de hacerse responsable de él.

Para fomentar este sentido de organización y cuidado, recomiendo dejar que los pequeños participen en la rutina del nuevo amigo. Al principio, mantenga el control para que el cachorro sepa qué hacer y para que no termine en una tragedia para la mascota. Poco a poco, tendrá sus propias tareas con la mascota.

Actividades sencillas, como poner comida y agua en las ollas del nuevo compañero, hacen que su hijo comprenda que puede adoptar ciertas actitudes para ayudar. Esta enseñanza cobra vida y fortalece la empatía por los demás.

Según el tipo de animal y su tamaño, también es fundamental pensar en los juegos y la forma de dar cariño. Esto hace que el pequeño asimile que es necesario percibir las necesidades del otro, además de las propias. No hay nada como desarrollar niños desinteresados, ¿no?

Sobre todo, la mascota es un ser vivo y necesita alimentarse, mantenerse hidratada, ser llevada al veterinario, estar limpia y hacer ejercicio para tener una larga vida. Estos puntos son esenciales y permanecen durante el crecimiento, lo que puede traer más independencia y autocuidado.

Los beneficios para la salud

La relación entre niños y mascotas también ofrece beneficios para la salud. ¿Qué es genial, no? Ver a su hijo sano y listo para explorar el mundo es algo que toda madre desea.

Si aún tienes dudas, aquí tienes los principales beneficios para la salud que se logran con esta relación. ¡Vea!

Fomentar la actividad física

Al tener una mascota en casa, el niño tiene ganas de jugar e interactuar con él, por lo que termina ideando nuevos juegos y actividades que pueden durar horas. Eso significa más tranquilidad para ti y trae emoción al pequeño.

Si la mascota puede frecuentar el exterior de la casa, seguirá fomentando las actividades al aire libre. ¡Es algo excelente porque, en contacto con la naturaleza, hay diferentes estímulos como sonidos, aire puro y sol!

Las actividades físicas junto a los animales evitan que el niño se quede quieto durante demasiado tiempo o simplemente frente a dispositivos electrónicos. Entonces, mamá, deja que el pequeño juegue libremente, pero siempre de manera segura, gasta tu energía y sé más activo.

Menos estrés

Normalmente, cuando un niño no juega lo suficiente, no tiene los estímulos adecuados y no usa energía, desarrollando así el estrés. Por otro lado, cuando se relaciona con una mascota, el niño se vuelve más tranquilo. Qué alivio, ¿verdad?

Una persona mini-estresada es de mal humor, desinteresada e incluso puede volverse agresiva. Pero con una mascota para interactuar y cuidar, siempre hay algo que hacer para hacer que el día sea ligero e interesante. La interacción con la mascota también deja al pequeño relajado y es una excelente manera de protegerse de las frustraciones.

Lucha contra las alergias

A la mayoría de las madres les aterra el pelo de animales en la ropa de los niños, ya que creen que puede atraer enfermedades. Sin embargo, la historia es bastante diferente. Al estar cerca de las mascotas, la producción de anticuerpos aumenta y la salud se fortalece.

Por tanto, las alergias se combaten de forma precoz y se protege el sistema inmunológico. Para beneficiarse de este punto, es fundamental que el animal esté desparasitado, vacunado y haga visitas periódicas al veterinario, ¿verdad?

El papel en la socialización de los pequeños

La relación de los niños y las mascotas también influye positivamente en la socialización. Cada animal tiene una personalidad y, con eso, el pequeño necesita entender cómo interactuar.

Así, aprovecha este aprendizaje haciendo nuevas amistades, pues ya tiene la percepción de que cada uno tiene gustos y formas diferentes.

Todavía puedo decir que el animal puede ser una forma de acercar a su hijo a otros niños. Así, los niños desconocidos ya tienen algo en común de qué hablar: el amor por los animales.

Además, al interactuar con la mascota, su hijo ejercita habilidades de comunicación, aprende a respetar el espacio del animal y adquiere cariño por el nuevo amigo.

Todos estos beneficios hacen que el pequeño sea más cariñoso, que se exprese mejor y tenga compasión por los demás. Además de evitar las temidas rabietas, esta es una forma de crear un adulto cariñoso.

Incluso con tantos beneficios, es necesario tomar la decisión en el momento adecuado. Después de todo, la mascota no puede ser devuelta y mucho menos abandonada. Recomendamos analizar la edad del niño, el espacio de la casa e incluso la disponibilidad de tiempo para cuidar a la mascota. Si es el momento adecuado, mamá, ¡adelante!

El vínculo entre los niños y las mascotas puede convertirse en un vínculo de amor y amistad, rodeado de respeto y comprensión. Esta relación promueve varios beneficios y ayuda a su hijo a desarrollarse y ser la mejor versión cuando sea mayor.

Mamá, ¿te gustó la publicación? Ahora sabes más sobre las ventajas de incluir una mascota en la vida de su hijo.