No es ningún secreto que las rutinas de cuidado de la piel se están volviendo cada vez más populares entre las personas. Son tantos los productos cosméticos dirigidos a este segmento que el cuidado de la piel se ha convertido en algo mucho más accesible de lo que solía ser. Y esa es exactamente la razón por la que necesitas saber todo sobre los peelings.

El cuidado de la piel adoptado en una rutina a menudo tiene varios objetivos diferentes. Eso es porque las características de la piel de cada persona varían mucho. Entonces, mientras algunos buscan productos para hidratar su piel, otros buscan formas de hacerla menos grasa y así sucesivamente.

Independientemente de cuál sea su objetivo al adoptar una rutina de cuidado de la piel, es probable que deba utilizar una variedad de productos. Cremas, protectores solares, geles: son muchos los cosméticos dirigidos a este segmento. Algunas técnicas incluso actúan para renovar tu piel, que es de lo que hablaremos un poco más.

En este artículo aprenderás qué son los peelings y entenderás todo sobre este procedimiento que ha ido ganando más espacio entre los amantes de las rutinas de cuidado de la piel. Además, también hablaremos de los diferentes tipos de peelings y las grandes ventajas de estas técnicas.

Dicho esto, tome su cuaderno o abra el cuaderno de su teléfono celular y venga a ver un poco más sobre el tema.

¿Qué son las cáscaras de los peelings?

Si eres alguien a quien le gustan o se está introduciendo al mundo de las rutinas de cuidado de la piel, probablemente hayas oído hablar de los peelings. Estamos hablando ni más ni menos que de un procedimiento que busca dar una mejor apariencia a la piel de tu rostro, actuando de diferentes formas.

Los peelings se conocen principalmente como tratamientos para combatir las imperfecciones, las espinillas y las arrugas de la piel. Este procedimiento actúa para cuidar no solo las capas más superficiales y visibles de la piel, sino también las más profundas, determinando un cuidado completo.

Por ello, el principal objetivo de los peelings es realizar una limpieza completa y profunda de la piel del rostro. Resulta que se pueden adoptar diferentes técnicas para llevar a cabo este procedimiento, que van desde reacciones químicas, pasando por productos, hasta el uso de cristales y otros elementos.

Además, también cabe mencionar que el peeling es precisamente un procedimiento que hace que tu piel se pele. Es decir, el procedimiento adoptado provocará la descamación y renovación de su dermis. El nivel de profundidad, sin embargo, dependerá de la técnica que adopte el profesional.

¿Qué tipos de peelings existen?

Uno de los grandes diferenciales de este procedimiento es el hecho de que existen varias técnicas diferentes que se pueden adoptar. Por tanto, el tipo de peeling que elijas para la renovación de tu piel determinará qué tan profunda será la limpieza, si llegará a las capas más profundas o solo a las superficiales.

Existen varios tipos de peelings, que se pueden dividir en tres categorías: físicos, químicos y láser. También hay profesionales que mezclan las dos primeras técnicas de limpieza de la dermis, con el fin de promover efectos aún más efectivos y profundos, dejando la piel más bella y rejuvenecida.

Consulta las principales características de los tipos de peelings:

Peeling físico

Los peelings físicos son aquellos procedimientos que actúan de forma más superficial en la limpieza de la piel, llegando solo a las primeras capas. Se caracterizan por tener efectos exfoliantes, favoreciendo no solo la renovación cutánea sino también facilitando la penetración de activos.

Entre las diferentes técnicas de peeling físico, hay una que cuenta con la ayuda de cristales de óxido de aluminio. Este tipo de cristales tienen propiedades coagulantes y, por tanto, actúan no solo en el tratamiento de cicatrices sino también en la reducción de flacidez y estrías en la piel.

A pesar de ser físico, el peeling de cristales también puede proporcionar una limpieza profunda de la piel. En este mismo sentido, también está el peeling de diamantes, que está indicado para pieles más gruesas y actúa como procedimiento de microexfoliación, eliminando la capa externa de la piel y favoreciendo su renovación.

Cabe mencionar otro tipo de peeling físico, que es el ultrasónico. Este procedimiento funciona uniendo una corriente ultrasónica con técnicas de exfoliación, nutrición, hidratación y tonificación de la piel. Esta combinación, finalmente, promueve una limpieza muy profunda de la piel, contribuyendo a su renovación.

Peeling químico

Los peelings químicos, en cambio, pueden actuar de diferentes formas en la limpieza de la piel, llegando no solo a las capas más superficiales, sino también a las medias y profundas. Este tipo de procedimiento puede depender de diferentes activos como el ácido salicílico, tricloroacético y retinoico.

Los peelings químicos consisten en la aplicación de agentes que destruyen las capas superficiales de la piel, favoreciendo su regeneración. Todo esto con el fin de darle a la piel un aspecto más bello y saludable.

Los peelings químicos son una forma de exfoliar para acelerar la renovación de la piel, y la profundidad de su acción dependerá precisamente del tipo de activo utilizado. El fenol, por ejemplo, se utiliza en peelings profundos, estando indicado para el tratamiento de pieles envejecidas con muchas arrugas.

El ácido salicílico, por ejemplo, se utiliza en peelings más superficiales. Este, por cierto, es un procedimiento que tiene como objetivo mejorar el aspecto de la piel y reducir las arrugas finas y las imperfecciones. Este activo también ayuda mucho en el control de los tan incómodos y deseados granitos.

Peeling láser

El peeling con láser es otro procedimiento de rejuvenecimiento de la piel que se puede adoptar en la actualidad. Se realiza con la ayuda de dispositivos, que utilizan láseres que calientan la piel de adentro hacia afuera, estimulando el intercambio de células sin causar daño e irritación a la piel.

Este procedimiento lo realizan clínicas dermatológicas especializadas, que cuentan con los dispositivos adecuados para su uso. Además, uno de los diferenciales de las exfoliaciones con láser es el hecho de que, a diferencia de las exfoliaciones químicas y físicas, es posible que no promuevan la descamación de la piel.

Esto dependerá precisamente de la técnica utilizada durante el procedimiento. El peeling ablativo con láser fraccionado, que utiliza láser de CO2 y láser de erbio, provoca un peeling intenso de la piel, así como algunas heridas que pueden durar hasta 7 días, promoviendo también los mismos efectos rejuvenecedores.

El láser fraccional no ablativo se caracteriza por ser mucho más suave. Eso es porque no causan una gran descamación, en realidad actúan como un refuerzo de colágeno y un rejuvenecimiento más moderado. Aún así, provoca unas pequeñas heridas que desaparecen a los 3 días.

¿Cuáles son los principales beneficios de los peelings?

Una vez que hayas conocido las diferentes técnicas de peeling y cómo funcionan, es posible que te estés preguntando: ¿cuáles son los principales beneficios de estos procedimientos? Además de la renovación de la piel, los peelings promueven otras acciones para hacer la dermis más bella y saludable.

Uno de los principales beneficios que provocan estos procedimientos es precisamente una mejora en la textura de la piel, dejándola mucho más tersa. Además, los peelings también actúan para cerrar los poros, dejando la piel menos expuesta al aceite, lo que mejora enormemente su apariencia.

Algunas técnicas de peeling también funcionan para aclarar las manchas oscuras de la piel y reducir la incidencia de lesiones causadas por espinillas y granos. Asimismo, estos procedimientos también ayudan a mejorar la apariencia de las lesiones del acné.

También cabe mencionar que uno de los principales beneficios de los peelings es precisamente el hecho de que contribuyen al control del envejecimiento cutáneo. Todas las técnicas funcionan para hacerte lucir mucho más joven, con menos manchas o arrugas, por ejemplo.

¿Se hacen peelings solo en la cara?

Una de las mayores dudas que tiene la mayoría de las personas en relación con los peelings es si estos procedimientos se realizan solo en el rostro. Al fin y al cabo, todos tienen efectos rejuvenecedores que, en principio, podrían beneficiar la piel en diferentes partes del cuerpo, ¿verdad?

Y eso es exactamente, ya que los peelings se pueden aplicar en otras regiones de nuestro cuerpo. A pesar de realizarse en el rostro en la mayoría de los casos, estos procedimientos también pueden actuar en zonas como el cuello uterino, por ejemplo, trabajando para tratar los signos del envejecimiento.

En partes del cuerpo con estrías, como las nalgas, por ejemplo, también se pueden realizar peelings. Sin embargo, es fundamental que el procedimiento se lleve a cabo con la debida intensidad. Por tanto, es importante conocer el tipo de agresividad de peeling más adecuado para una región determinada.

¿Puedo usar productos de peeling en casa?

Los peelings no serían procedimientos típicos de rutina para el cuidado de la piel si no se pudieran aplicar en casa, ¿verdad? Si bien existen varias técnicas que se realizan en clínicas, por profesionales capacitados, con el mismo fin, existen productos que se pueden utilizar por sí solos.

Uno de los más comunes entre la lista de productos del género es el Peeling Nocturno Progresivo de Lancôme. Se divide en dos fases de tratamiento intensivo, con el lado 1 que se utilizará durante 14 noches, seguido del lado 1 durante el mismo período de tiempo después del final del primer lado. Promueve, en un mes, una piel más tersa y menos arrugas.

Otro producto destacado en este sentido es la Mascarilla Peeling Glicólica, de la marca Caudalie. Está compuesto de ingredientes totalmente naturales y debe usarse dos veces por semana. Después de aplicarlo en el rostro, solo déjelo por 10 minutos con la textura y luego enjuague.

Y finalmente, tampoco hay forma de dejar de mencionar el Revitalift Laser X3 Cicatri Correct, de L’Oréal Paris. Este producto tiene ingredientes que estimulan la producción de colágeno y promueven la renovación celular, actuando para aclarar las manchas oscuras y también reduciendo las líneas de expresión.