Además de ser nutritivas y fuentes de vitaminas y minerales, las frutas ayudan a disminuir la grasa de la dieta y a controlar el peso corporal. También proporcionan más energía y resistencia, además de ayudar al funcionamiento del intestino.

Son fundamentales en el menú de cualquier persona, ya que equilibran la dieta. Se recomiendan de una a tres porciones de fruta al día, que pueden ser reemplazadas por suplementos dietéticos de vitaminas y minerales. Pero ojo: consumir demasiada fruta también es un error. Vea a continuación algunas frutas con propiedades adelgazantes.

Anacardo

Debido a que es rico en vitamina C, desinfla el cuerpo y es un potente antioxidante.

Un vaso de jugo de anacardo contiene 200 mg de vitamina C, en comparación con 60 mg en el jugo de naranja. El alto contenido de fibra estimula los sistemas digestivo e intestinal. Cada 100 g de anacardo aporta 35 calorías. Además, posee betacaroteno, complejo B, calcio, magnesio, manganeso, potasio, fósforo y hierro, además de fibras solubles e insolubles y compuestos fenólicos.

Frambuesa

Es un poderoso aliado en la lucha contra las grasas localizadas, ya que acelera el organismo. Tiene un alto contenido de fibras insolubles que aceleran el tránsito intestinal, fundamental para mantenerse delgado.

Cada 50 g de frambuesa contiene 30 calorías. Su consumo debe ser bastante frecuente si es posible; unas tres veces por semana. De bajo índice glucémico, la fruta aporta un arsenal de nutrientes como las vitaminas A, C, E, zinc, potasio, calcio, magnesio y ácido fólico.

Piña

Es rico en fibras, lo que da sensación de saciedad y disminuye el apetito. También es responsable de la mejora intestinal que ayuda a desinflar la barriga.

Una rebanada de 2 cm de grosor tiene una media de 50 calorías y siempre se puede consumir. Es fuente de nutrientes esenciales como la bromelina (enzima que facilita la digestión) y es antiinflamatorio. También tiene un alto contenido en potasio, lo que ayuda a reducir la retención de líquidos.

Manzana

Una manzana que se come 20 minutos antes de una comida tiene una gran acción para controlar el hambre. Reduce el ácido del estómago, síndrome del intestino irritable. Además, la pectina presente en la manzana acelera el tránsito intestinal, evitando los gases y dificultando la absorción de grasas.

La pectina contribuye a un vaciado gástrico más lento (frenando el hambre) y reduce la absorción de los carbohidratos ingeridos, disminuyendo la cantidad de grasa que almacena el cuerpo. También tiene acción diurética.

Papaya

Contiene papaína, una enzima que ayuda en la digestión de los alimentos y la absorción de nutrientes por parte del cuerpo. Por ser muy rico en fibras, es laxante y estimula la función intestinal, lo que ayuda a perder kilos y posteriormente a mantener el peso corporal.

Su versión verde es una gran fuente de papaína y generalmente se prepara como dulce en almíbar. Cada 100 g de papaya tiene 60 calorías.

Melocotón

El melocotón tiene un gran valor nutricional por las vitaminas. Es rico en fibra, vitamina B5 y el mineral Ferro. Ayuda en el funcionamiento del intestino y es bajo en calorías. El melocotón es apto para cualquier tipo de dieta.

Jugos para adelgazar

Estos jugos son altamente diuréticos, ayudan en la digestión y el tránsito intestinal. Además, los jugos de frutas dan sensación de saciedad y disminuyen las ganas de comer dulces.

Receta de jugo adelgazante:

  • Licuar ½ piña, jugo de un limón, ½ litro de agua.
  • Batir en una batidora 100g de cada fruta: fresa, frambuesa y mora. Agregue ½ litro de agua.
  • Licue ½ papaya y dos naranjas. Agrega un poco de agua.
  • Batir en una licuadora 3 manzanas y ½ piña. Agregue ½ litro de agua.