Uno de los mayores dolores en la vida de todos los padres, por supuesto, es lidiar con la separación de su hijo el primer día de clases. Sabemos que, tarde o temprano, ese momento llegará, pero nunca estamos del todo preparados para el primer día de clases de su hijo. Tanto los padres como los hijos sufren esta separación, pero es deber de los adultos no mostrar debilidad a los hijos y darles un buen ejemplo. Es necesario mostrar seguridad a los más pequeños, después de todo, tienen que ir al colegio.

Si no sabe cómo prepararse para ese momento o cómo lidiar con las inseguridades de su hijo, este texto fue escrito especialmente para usted. ¡Sigue leyendo y aprende qué hacer en ese decisivo primer día de clases!

Desarrollar preparación psicológica

Cuanto mejor esté la preparación psicológica del niño, menores serán las posibilidades de que se produzcan imprevistos o que se produzcan traumas durante la primera semana.

Asegúrese de decirle que irá a la escuela al momento de hacerlo. Cuenta con anticipación, explica qué es la escuela y qué hará en ese lugar. No mientas, no exageres, no crees fantasías, solo di toda la verdad con amor y paciencia.

Aclare que es normal que tenga miedo. Demuestre que puede confiar en usted para contar todo lo que sucede, para compartir sus miedos y ansiedades. Sé el refugio seguro del pequeño, porque necesita saber que puede contar contigo.

Haz que el niño se sienta cómodo

Explícale que estudiar es totalmente normal y que no es el único que empezará a asistir a la escuela. Si tiene un compañero de clase o un primo que ya ha tenido esta experiencia, cite el ejemplo de este niño.

Explique que mamá y papá también han ido a la escuela. Si es posible, cuéntenos cómo era el lugar y cómo fue ir allí. De todos modos, demuéstrale al niño que no está solo, que esta es una situación normal y que todos la han pasado.

Lleve a su hijo a ver la escuela a la que va a asistir con anticipación, para que se familiarice con el lugar.

No des recompensas a cambio de buen comportamiento

No ofrezca premios ni prometa nada al niño a cambio de su buen comportamiento el primer día de clases. Su hijo debe comprender que ir a la escuela es un placer. Acostumbrar a los niños a las recompensas puede crear malos hábitos.

Intercambie recompensas materiales por celebraciones y elogios. Siempre que su hijo sea maduro, felicítelo y festeje. Si se porta bien el primer día de clases, festeja con mucha alegría y demuestra lo orgulloso que estás. Esa es la recompensa adecuada.

Llegue temprano el primer día

Llegue muy temprano a la escuela con su hijo y observe cómo llegan los otros niños poco a poco. Preséntele a los maestros y al personal de la escuela, muéstrele dónde están el baño y la cafetería, y en qué aula va a estudiar.

De esta forma, el niño tiene tiempo para acostumbrarse al nuevo entorno y dejar ir la ansiedad. De esa manera, también pueden pasar más tiempo juntos antes de una separación tan tortuosa.

Haz una despedida segura y sencilla

No te dejes escondido ni te vayas sin despedirte del niño. Uno de los mayores miedos de los más pequeños es el de ser abandonados en la escuela. En su mente, los dejarán allí para siempre. Si te vas sin despedirte, puedes dejar una huella muy negativa.

Empiece desde el primer día para adquirir el hábito de despedirse correctamente de su hijo. Dígale que volverá a recogerla a tiempo. No llorar ni hacer drama frente a ella: al contrario, sea breve y transmita seguridad.

¿Te gustaron estos consejos? ¡Deja tu opinión en los comentarios y cuéntanos tus dudas y experiencias!