La playa es una de las primeras cosas que nos vienen a la mente cuando pensamos en vacaciones. Es hora de reconciliar al resto de los niños con el descanso del trabajo y disfrutar de un tiempo en familia. A muchas personas les gusta pasar sus vacaciones en la playa, pero no todos los padres están bien cuidados por los niños en este lugar y saben cómo no perder niños en la playa.

La gran afluencia de gente, sumada a la inmensidad de la playa, hace que este destino sea muy peligroso para los niños. Hay innumerables casos de niños que se pierden para sus padres. Ciertamente no querrás pasar por esta pesadilla.

Para ayudarlos a ustedes, padres, a no pasar por esta pesadilla, aquí enumeramos algunas medidas para mantener a sus hijos seguros en la playa. ¡Revisa!

Apueste por la pulsera de identificación

Esta es una buena forma de proteger a su hijo de cualquier circunstancia imprevista. Hay lugares que venden pulseras impermeables, por lo que la información se mantendrá intacta, incluso si el niño entra al mar.

La pulsera debe contener algunos datos básicos como: nombre completo de los tutores, nombre completo del niño, teléfono de contacto y algunas personas incluso informan la dirección donde se hospedan los padres de los niños.

Una medida simple como esta ha ayudado a mucha gente. Prevenir lo peor es siempre la mejor medicina.

Otras formas de identificar a su hijo mientras viaja y evitar que se pierda son usando calcomanías y una identificación de niño.

Túrnense en la vigilancia

Los padres también quieren disfrutar del paseo y disfrutar del verano. El que se encarga de cuidar a los niños nunca se lo pasa bien. Además, de mirar tanto a los niños llega el cansancio y también la falta de atención. Un momento de descuido puede ser fatal.

Coordine con los demás adultos de cada uno para cuidar a los niños durante un tiempo determinado. Con el relevo nadie se cansa y todos pueden disfrutar de las vacaciones. Compartir esa responsabilidad es la mejor manera de evitar que los niños desaparezcan en un momento de desatención.

Haz un punto de encuentro

Establezca un lugar para que toda la familia se reúna en la playa antes de regresar a casa. Si el niño se pierde, tendrá un lugar donde esperar hasta que lo encuentren.

Elija un lugar concurrido y seguro, preferiblemente cerca de la estación de socorristas o la estación de policía. Este punto de encuentro también debe ser llamativo, un lugar que el niño recuerde y encuentre fácilmente. Los quioscos y los coloridos edificios son una buena opción.

Nunca deje a su hijo solo

No dejes que el niño vaya solo al mar. Los más pequeños no deberían correr solos detrás del carrito de helados. Como dijimos anteriormente, un minuto es suficiente para perder de vista a un niño. ¡Así que estad atentos en todo momento! Acompañe siempre a su hijo a donde quiera que vaya, o pídale a alguien de confianza que lo acompañe.

Usa puntos de referencia

Un buen consejo para que los niños encuentren fácilmente a su familia si se pierden es: compre un paraguas diferente. En temporada alta, la playa está llena de sombrillas, así que mantén los ojos abiertos.

Muéstrele a su hijo que, si se pierde, simplemente camine hacia cierto edificio (o puesto de playa) y encontrará la sombrilla. Elija puntos de referencia que sean fijos y que puedan verse desde lejos.

Cuida la salud de tu hijo

Tomemos el tiempo para recordarles a los papás que deben cuidar la salud de sus hijos en la playa. Recuerde mantener a los niños hidratados, ya que el verano en Brasil es intenso.

Cuidado con la comida de los niños en la playa. No dejes que los pequeños coman muchas tonterías, pueden enfermarse. Y nunca olvide aplicar el protector solar; si es posible, refuerce el protector solar al menos dos veces durante el día.

El cuidado de los niños en la playa debe ser constante. Cualquier falta de atención, por pequeña que sea, puede causar graves inconvenientes. Así que permanezca atento y siga todos nuestros consejos para proteger a los niños.

¿Te gustó nuestro contenido?