La piel seca tiene características físicas muy específicas, como falta de luminosidad, manchas rojas, piel escamosa, picor, ardor y sensación de tirantez. Por lo tanto, debe crear una rutina de cuidado de la piel seca.

Los problemas con este tipo de piel a menudo ocurren cuando hay un desequilibrio en las glándulas sebáceas. Como resultado, no pueden producir la cantidad ideal de aceite para la región. Así, tu piel acaba sufriendo posibles situaciones incómodas.

Son numerosos los factores que influyen en por qué la piel está seca, como los cambios hormonales, la edad, el clima, la deshidratación, entre otros. Para tratarlo, necesita mucha hidratación, consultas con dermatólogos y una buena rutina de cuidado de la piel seca.

¿Qué es la rutina de cuidado de la piel seca?

Como parte de su rutina de cuidado de la piel seca, debe asegurarse una buena hidratación diaria. Esto se debe a que es necesario mantener la barrera protectora natural de la piel, así como una adecuada renovación celular.

Además, se recomienda evitar otros factores, como poca ingesta de agua, baños muy calientes y pocas horas de sueño. Para saber cómo mantener siempre la piel hidratada, consulte los siguientes consejos y asegure su salud y su buen aspecto.

En primer lugar, debes limpiar la piel seca

Al menos dos veces al día, es necesario lavarse la cara con jabón o gel limpiador con activos hidratantes. Sin embargo, es muy importante que este producto no contenga alcohol ni ningún otro componente que pueda resultar agresivo para la piel.

Lo ideal es lavarse siempre la cara con agua fría. Eso es porque el agua caliente tiene la capacidad de empeorar aún más la condición de la piel seca. Puedes usar un gel limpiador facial, preferiblemente uno más enfocado a la salud de la piel.

Para aplicar el producto, simplemente humedece tu rostro y deposita una cantidad sobre toda la zona. Entonces es mejor masajear suavemente con las yemas de los dedos. Inmediatamente después de una limpieza a fondo, retire todo el producto.

Viraje

En general, los tónicos son productos muy fuertes. Por ello, dentro de la rutina de cuidado de la piel seca, se recomienda utilizar agua micelar como complemento de limpieza. De todos modos, tenga cuidado al elegir su producto.

La mejor opción, el agua micelar, tiene como objetivo eliminar la suciedad restante del rostro mediante pequeñas micelas, que son componentes que actúan como imanes. De esa manera, la limpieza de su piel será completa.

Después de completar la limpieza de la piel, rocíe un poco de agua termal. Este producto tiene el propósito de aliviar las irritaciones en las pieles secas, además de dejar la región más fresca e hidratada.

Tratamiento para la piel seca

Para mantener una rutina de cuidado de la piel seca y mantenerla sana, es importante apostar por productos que tengan activos hidratantes, reparadores y ácidos en su composición. Eso es porque fortalecen la piel y ayudan a protegerla.

Activos como la manteca de karité, el pantenol, el ácido hialurónico, las ceramidas, algunos tipos de vitaminas y el agua termal son importantes aliados porque poseen características antiinflamatorias. Por eso, a la hora de elegir tu producto, búscalos en la composición.

Aquellos con piel seca pueden usar mascarillas faciales para ayudar con la hidratación. Así, los productos que tengan activos hidratantes como el ácido hialurónico están bastante indicados. La mascarilla se puede utilizar una vez a la semana o cada quince días.

Es de destacar que las personas con piel seca nunca deben usar exfoliantes químicos o físicos como tratamiento. Esto se debe a que estos productos pueden agravar aún más el estado de la piel. Así que ten cuidado.

Area de los ojos

La región de los ojos tiene la piel más sensible del rostro. Esta región es súper delgada y no tiene protección propia como las otras áreas del rostro. Además, esta ubicación es propensa a desarrollar pequeñas arrugas y líneas finas.

Por eso, es de gran importancia que utilices cremas específicas para tratar la zona de los ojos. Los productos para el rostro nunca deben aplicarse en esta región. Por lo tanto, debe tener mucho cuidado al realizar su rutina de cuidado de la piel seca.

Lo mejor es invertir en productos que tengan componentes como Vitamina B5, neurosensina, retinol puro, ácido ferúlico y niacinamida. Todos estos componentes actúan como humectantes, además de prevenir las arrugas.

Hidratación

Actualmente, lo que se entiende por piel seca es aquella que ha perdido su hidratación natural. Por lo tanto, es necesario reponer los niveles de agua. Para ello, se acostumbra utilizar productos que favorezcan la hidratación. En este caso, investiga bien cuáles son los mejores disponibles en el mercado para pieles secas.

Por eso, apuesta por potentes productos hidratantes, que tengan en su composición glicerina, ceramidas, niacinamida y agua termal. Todos estos componentes aportan la propuesta de hidratar y ayudar a fortalecer la barrera protectora de la piel.

Eso sí, además de los productos para restaurar la salud de la piel, es necesario solucionar este problema de adentro hacia afuera. Para ello, es necesario beber al menos 2 litros de agua al día, además de mantener una alimentación equilibrada.

Proteccion de la piel seca

Por último, pero no menos importante, debes usar protector solar. Esto se debe a que es el elemento más importante en la rutina del cuidado de la piel seca. Es sumamente importante, ya que este tipo de piel tiende a empeorar con la exposición excesiva al sol.

Por lo tanto, ya sea que haga calor o esté nublado, el protector solar siempre debe usarse y volver a aplicarse si es necesario. La protección es el último paso del ritual de belleza, siendo uno de los fundamentos para tener una piel sana.

Por tanto, apuesta por un producto con un SPF 50 como mínimo. Si contiene color, es incluso mejor, ya que crea una barrera adicional contra posibles daños por luz visible. De esta forma, es posible proteger muy bien tu piel.

El protector solar elegido debe ser específico para pieles secas, con activos hidratantes que eviten que la piel se reseque aún más. Además, el protector solar tiene acción anti-envejecimiento, hidratante y reduce arrugas y líneas de expresión.