El sellado capilar es un tratamiento para la reconstrucción de pelos frágiles. Si te gusta cuidar y mejorar la apariencia de tu cabello, probablemente hayas oído hablar de él. Este tratamiento promete tratar el cabello en profundidad, devolviendo la disciplina, el brillo y la salud de las hebras.

Qué es sellar el cabello

El sellado capilar es un tratamiento a base de queratina que tiene la función de cerrar las cutículas del cabello, sellando su estructura. Está indicado principalmente para cabellos dañados por procesos químicos, como alisado y coloración. La queratina envuelve el cabello y aporta brillo, suavidad y gran potencial reconstructivo. El propósito del sellado es, por tanto, nutrir y reparar intensamente el cabello frágil, devolviendo salud, resistencia y brillo a las mechas.

Sellar el cabello alisa

El sellado capilar no tiene la función de alisar el cabello. El procedimiento solo garantiza la mejora de la hidratación y textura de los pelos, que se restauran tras la aplicación de queratina. El alisado solo ocurre cuando el tratamiento se asocia con un producto específico para este propósito, como formaldehído, tioglicolato de amonio o etanolamina.

Sellado capilar y cepillo progresivo

A lo largo de los años, el sellado capilar se ha confundido con el cepillado progresivo y el alisado, creando dudas en las mujeres que están pensando en invertir en tratamiento. ¿La razón de todo esto? La acción reconstructiva de la queratina deja el cabello más alineado, denso y disciplinado, lo que tiene un efecto reductor de volumen en el cabello.

Existen muchos tratamientos para alisar los pelos, que se venden como precintos, por lo que es importante vigilar la composición del producto elegido para el proceso. Si, además de queratina, están presentes formaldehído, tioglicolato de amonio, etalonamina o similares, puede alisar el cabello. Recuerde: el propósito original del sellado es tratar y no alisar los cables.

Puede el sellado capilar dañar el cabello

Sí, pero solo si el procedimiento se realiza de forma incorrecta. Cuando ponemos demasiada queratina, o la dejamos actuar sobre el cabello demasiado tiempo, la fibra se endurece demasiado, provocando que el cabello se rompa. Para asegurarse de que el sellado se realice de forma segura y con calidad, busque un peluquero de su confianza.

El calor de la plancha debe coincidir con el nivel de sensibilidad de los cables. El calor excesivo en el cabello muy dañado puede volverlo aún más sensible. Además, el exceso de queratina puede hacer que el cabello se endurezca, por lo que una vez más, es importante que el procedimiento lo realice un profesional de confianza.

Si hay formaldehído por encima de la concentración recomendada por Anvisa, es decir 0,2% del producto, pueden presentarse varios problemas de salud, como quemaduras, descamación del cuero cabelludo, caída del cabello, ardor de ojos, dificultad para respirar, tos, dolor. dolor de cabeza, náuseas, vómitos, desmayos, entre otros.

Indicaciones de sellado capilar

El sello capilar común está indicado para personas que tienen el cabello dañado y cutículas abiertas (principalmente debido a procedimientos químicos) y necesitan una intensa reposición de nutrientes.

El efecto sellante capilar deja el cabello más disciplinado y con menos volumen, recuperando el cabello de adentro hacia afuera. Además, hay una reducción del frizz.

Cómo se realiza el sellado capilar

El sellado se suele realizar con champú, acondicionador y ampollas de la misma línea. El cabello se lava y luego se seca y se aplican sus ampollas. Por lo tanto, se necesita una fuente de calor para que estos productos funcionen y cierren los cables, generalmente la plancha, que se pasa por cada hebra varias veces.

El sellado capilar es un procedimiento complejo que interfiere con los productos químicos que requieren atención. Por esta misma razón, debe hacerse con un peluquero de confianza, y nunca debe hacerse en casa o en un lugar en el que no confíe.

Contraindicaciones para el sellado

Si el cabello es extremadamente sensible, hasta el punto de que no puede ser sometido a una fuente de calor, no se recomienda este procedimiento. Si el cabello es muy fino, tampoco se recomienda.

Si el sellado va acompañado de alisado, las personas con cuero cabelludo sensible y cabello muy graso no deben hacerlo, ya que provoca aún más sensibilidad y untuosidad en el cuero. Además, las personas con cabello virgen no están totalmente contraindicadas, pero no suelen obtener los mejores resultados al realizar esta técnica.

Evite este procedimiento si su cabello es muy rizado, ya que no funcionará para reorganizar y alisar los mechones.

¿Embarazada puede hacer? El sellado común, solo con queratina, se puede realizar durante el embarazo, eso sí. Sin embargo, lo ideal sería hacerlo solo después del tercer mes. Sin embargo, como siempre existe la posibilidad de que el producto tenga alguna cantidad de formaldehído u otros químicos suavizantes, lo ideal es que la gestante fotografíe los ingredientes del producto y lo lleve para su análisis por un dermatólogo de confianza, quien sabrá orientarla si el producto es o no. seguro. Esta acción también es válida para mujeres no embarazadas.