Cuando tienes las uñas débiles, esto puede significar que hay una falta de nutrientes en el cuerpo (si son quebradizas, por ejemplo, puede tener anemia). Problemas de este tipo se pueden solucionar con el consumo de suplementos para uñas débiles. Estos suplementos tienen acción antioxidante, supliendo la demanda nutricional y tratando todos los daños.

Para quienes ya tienen una dieta rica en nutrientes, muy variada y saludable, no suele ser necesario complementar. Sin embargo, si la dieta es deficiente, la suplementación ayuda mucho a suplir los nutrientes deficientes.

Para el buen aspecto de las uñas es importante el consumo de algunas vitaminas y minerales.

La falta de sustancias como las vitaminas, el zinc y el hierro son determinantes para debilitar las uñas, y puedes obtenerlas a través de suplementos. Conoce algunas opciones:

Biotina

Los suplementos de biotina (vitamina B7) promueven la salud y el crecimiento de las uñas. Es una vitamina soluble en agua relacionada con la producción de queratina (un nutriente que ayuda a fortalecer las uñas). Estas sustancias también ayudan al metabolismo de carbohidratos, proteínas y grasas, es decir, ayudan a su cuerpo a absorber nutrientes. Esto también mejora la salud de las uñas, la piel y el cabello.

Aunque la biotina está presente en alimentos como los huevos, allí su biodisponibilidad es muy baja. Como alternativa, también se recomienda complementar de 5 a 10 mg de biotina durante un máximo de 6 meses para fortalecer las uñas.

Silicio y colágeno para las uñas débiles

El silicio es otro nutriente importante, ya que está relacionado con la producción de colágeno tipo 1, una proteína importante para la salud de las uñas. Así como la suplementación con péptidos bioactivos de colágeno tipo 1 ayuda al fortalecimiento y crecimiento de las uñas, el silicio actúa de manera similar, ayudando a una mayor producción de colágeno.

Fortalecen la uña y estimulan su crecimiento, previniendo los daños provocados por su debilitamiento y envejecimiento. La estructura de la uña está formada principalmente por queratina, que se une al silicio, proporcionando dureza y estabilidad.

Cisteína

La cisteína es un aminoácido presente de forma natural en nuestro organismo. Una de sus funciones es unir dos cadenas de queratina, la principal proteína de la estructura de la uña. Es decir, a través de la unión de la queratina, la cisteína actúa de forma secundaria en la salud de las uñas.

Hierro y las uñas débiles

El hierro es un nutriente esencial para el buen funcionamiento de los antioxidantes que activan las vitaminas del grupo B para actuar sobre el cabello y las uñas. Su deficiencia puede hacer que las uñas se vean opacas, quebradizas y agrietadas. La dosis diaria sugerida para aquellos con niveles bajos de ferritina es de 14 mg por día.

Zinc

La falta de zinc debilita las uñas, dificultando su crecimiento y haciendo que se caigan con facilidad. El zinc es esencial para diferentes actividades corporales, incluida la curación. La suplementación con zinc puede ser a una dosis de 25 mg por día.

Vitamina A

La vitamina A (ácido retinoico) se encuentra de forma natural en el interior de las células y realiza funciones vinculadas al ciclo celular. También está relacionado con el desarrollo de uñas, cabello, huesos, tejido epitelial y conservación del esmalte dental. Generalmente, los suplementos de vitamina A también contienen calcio en su composición. Una dosis diaria de 3000 a 5000 UI es suficiente.

Vitamina D para evitar las uñas débiles

La vitamina D es responsable de estimular la sangre para que absorba el calcio del intestino. Si esta vitamina es deficiente, el cuerpo busca otros tejidos, como uñas y huesos. Por lo tanto, si le falta el nutriente, sus uñas estarán quebradizas.

Hay dos fuentes principales de vitamina D: la exposición al sol y la suplementación. Si la exposición al sol no es suficiente, la suplementación de 5.000 UI diarias ayuda a mantener niveles saludables.