El té de hibisco es rico en sustancias antioxidantes como flavonoides y ácidos orgánicos. Es fuente de betacaroteno y vitamina C. Hibiscus sabdariffa se define como una planta medicinal, que tiene propiedades antiespasmódicas, diuréticas, digestivas, también se utiliza como laxante suave, colorante, aromatizante y calmante. Actualmente, la planta se ha utilizado como coadyuvante en el tratamiento de la obesidad y en la modulación del equilibrio orgánico.

Composición de vitaminas y minerales – una taza (200 ml)

  • Hierro 17.28 mg
  • Magnesio 2 mg
  • Fósforo 6 mg
  • Potasio 18 mg
  • Sodio 6 mg
  • Calcio 2 mg
  • Tiamina – Vitamina B1 2,55 mg
  • Riboflavina – Vitamina B2 0.198 mg
  • Ácido fólico 2 mcg
  • Vitamina A 30 mcg
  • Vitamina C 36,8 mg

Beneficios del té de hibisco

Tiene acción antioxidante, que protege nuestras células del daño causado por los radicales libres.

Tiene efecto diurético, por lo que es un aliado para prevenir la retención de líquidos.

Ayuda a bajar la presión arterial. Algunos flavonoides presentes en la bebida proporcionarían este beneficio al disminuir una enzima que actúa sobre la presión arterial.

Bueno para el cerebro: las vitaminas B del té tienen esta acción principalmente sobre las neuronas, células que forman nuestro cerebro.

Retrasa el envejecimiento cutáneo.

Ayuda a eliminar las toxinas del organismo, responsables de la retención de líquidos, incluida la hinchazón del período menstrual (aumento de hormonas).

Actúa como bebida energética natural: Ideal para recargar energía, el té de hibisco se puede consumir caliente o helado en cualquier momento del día.

Ayuda a reducir el estrés y tiene un efecto calmante.

Trata las infecciones respiratorias por sus propiedades antibacterianas.

Ayuda a disminuir los cólicos menstruales.

Cómo preparar té de hibisco

Separar 200 ml de agua, llevar a ebullición. Luego agregue de 4 a 6 gramos de flor seca, equivalente a una cucharadita. Déjalo hervir durante 5 minutos y listo. Bebe una taza de té todos los días.

Contra indicaciones

Es interesante que las mujeres embarazadas y lactantes eviten el té de hibisco. Esto se debe a que algunos estudios preliminares han señalado que la bebida tiene una acción mutagénica, es decir, puede interferir en la estructura de los genes del bebé, provocando problemas.

Riesgos del consumo excesivo

Por tener una acción diurética, el consumo excesivo de té de hibisco puede provocar que la persona elimine gran cantidad de electrolitos, nutrientes esenciales para el funcionamiento del organismo compuestos principalmente por calcio, potasio, sodio y magnesio. La falta de estas sustancias puede provocar deshidratación. Entonces, al igual que cualquier otra bebida, beba con moderación.

¿Has probado el té de hibisco? ¿Que crees?