La diferencia entre té verde y té blanco está en el procesamiento. Aunque los beneficios para la salud del té verde son conocidos en todo el mundo, el té blanco casi no se procesa, lo que resulta en una mayor cantidad de antioxidantes que el té verde, lo que lo convierte en una bebida más eficaz para combatir y prevenir enfermedades.

El té blanco también tiene menos cafeína que el té verde. Por otro lado, mientras que el té blanco parece ser más saludable, el té verde es generalmente más barato y más fácil de encontrar.

Ambos tés se extraen de Camellia sinensis. Las catequinas presentes en los tés obtenidos de esta planta se consideran potentes antioxidantes y antiinflamatorios, ya que inhiben la activación del factor NF-kB, que es un activador de la inflamación. Por tanto, el consumo regular de té verde o blanco ofrece varios efectos protectores al organismo debido a la reducción del proceso inflamatorio en general. El factor antiinflamatorio ayuda a prevenir enfermedades crónicas como el cáncer, la diabetes y las enfermedades cardiovasculares, además de poder ayudar en la pérdida de peso (por su probado efecto termogénico), cuando se asocia a otros cambios en la dieta y el estilo de vida.

Tés y adelgazamiento

A pesar de que el té verde y el té blanco tienen numerosos beneficios para la salud, lo que ha estado en escena últimamente han sido sus efectos “milagrosos” en términos de pérdida de peso. Pero, ¿los sorbos amargos del té verde y el té blanco dan los resultados esperados?

Lo que hace que estos tés contribuyan a la pérdida de peso es la combinación de cafeína en el té y grandes cantidades de antioxidantes que te permitirán acelerar tu metabolismo y perder grasa corporal mucho más rápido.

Cómo beber té

Para que sea eficaz, se debe ingerir una cantidad mínima de bebida. La recomendación diaria es de 3 a 5 tazas al día, y el consumo debe ser de al menos tres meses. La elección de la temperatura de la bebida depende de usted.

Pero que quede muy claro: de nada sirve tomar el té y esperar a que desaparezcan los kilos de más. También es importante seguir una dieta baja en grasas saturadas, con poca participación de carbohidratos de alto índice glucémico y alimentos procesados, y rica en alimentos integrales. Sin olvidar dividir las comidas en al menos cinco porciones al día.

Nunca beba té después de las comidas, ya que la cafeína compite con otros nutrientes, como el hierro y la vitamina C, lo que dificulta la absorción por parte del cuerpo.

Diferencias entre el té blanco y el té verde

Té Blanco: Hojas más jóvenes, sabor dulce y suave, menos cafeína, más antioxidantes, mayor costo, más catequinas.

Té Verde: Hojas maduras y secas, sabor amargo, más cafeína, menos antioxidantes, menor costo, menos catequinas.

Entonces, si ambos tés se extraen de la misma planta, ¿qué hace que el té blanco sea más potente? Simple: la época de la cosecha. Sus hojas se retiran muy jóvenes, antes de entrar en proceso de oxidación. En esta fase, cuando todavía están cubiertos de plumón blanquecino (de ahí el nombre de té blanco), concentran catequinas y polifenoles en una dosis más alta, sustancias altamente antioxidantes y termogénicas (capaces de acelerar el metabolismo). ¿Quiere decir que el té blanco puede perder más peso que el té verde? Aún faltan estudios científicos que demuestren todo este poder. Pero los expertos creen que la diferencia puede ser considerable.

Beneficios del té

  • Ayuda a la digestión;
  • Es diurético;
  • Previene las caries;
  • Previene el envejecimiento prematuro y las enfermedades degenerativas;
  • Previene problemas cardiovasculares;
  • Protege la piel de los efectos nocivos del sol;
  • Tiene acción termogénica, lo que acelera el metabolismo.

Dónde comprar tés

Los tés verdes y blancos se pueden encontrar fácilmente en las tiendas naturistas. Si prefiere la comodidad de comprar en Internet.

¿Tienes alguno de estos tés?