El llamado «TOC religioso» es un trastorno caracterizado por pensamientos obsesivos y acciones compulsivas, generalmente manifestadas a través de actividades repetitivas. El TOC religioso, una variante del TOC, que se conoce como trastorno obsesivo compulsivo, consiste en una enfermedad mental caracterizada por la repetición desenfrenada de ciertas acciones. El trastorno puede ser diagnosticado por un psicólogo.

El Trastorno Obsesivo Compulsivo se puede vincular a diferentes sectores de la vida diaria, como el TOC de limpieza, en el que el individuo siente la compulsión de limpiar determinados ambientes de forma repetida a diario.

Aún existen demasiadas acciones relacionadas con la seguridad, en las que el paciente necesita comprobar en varios momentos si la puerta está bloqueada, las luces están apagadas, el registro de gas está cerrado o todos los aparatos están desenchufados.

Además, está el llamado TOC religioso, cuyas acciones y rituales repetitivos se fijan en la religión, generalmente impulsados por el miedo o el sentimiento de insuficiencia.

Características del TOC religioso

No solo en el TOC religioso, sino también en otras variaciones del trastorno, la característica principal consiste en pensamientos obsesivos, que pueden estar relacionados con diferentes áreas de la vida de una persona.

En el caso del TOC religioso específicamente, los pensamientos giran en torno a temas relacionados con el entorno religioso y pueden ser apropiados o no. Estos pensamientos son responsables de la segunda característica de la enfermedad: la compulsión.

En general, la compulsión se encarga de aliviar la tensión y la ansiedad mediante acciones repetitivas. En este contexto, cuando el individuo no realiza estos rituales, inconscientemente siente que va a pasar algo terrible, más una sensación provocada por la obsesión.

Además de las características mencionadas anteriormente, un paciente con TOC religioso u otras variaciones del mismo puede experimentar ansiedad y depresión. Los síntomas tienen diferentes intensidades según el estado y contexto del paciente, suelen intensificarse en casos de estrés extremo y situaciones delicadas.

La obsesión también se puede vincular no solo a la limpieza y la repetición, sino también a la organización de un espacio, lo que implica una simetría perfecta o un orden preestablecido.

Causas del TOC

Hay una serie de factores que pueden ser responsables del desarrollo del trastorno obsesivo compulsivo, independientemente de su variación, ya sea el TOC de limpieza, el TOC religioso u otros tipos.

En general, una de las causas más importantes del desarrollo del trastorno es la estructura familiar. Según los expertos, las experiencias personales, especialmente para un individuo al inicio de la vida, es decir, durante la niñez y la adolescencia, pueden ser decisivas para su formación.

Así, las experiencias traumáticas, como accidentes, muertes de seres queridos, desastres naturales o situaciones similares, y las relaciones abusivas en estas fases pueden ser responsables del desarrollo del trastorno. Sin embargo, el TOC también puede estar estrechamente relacionado con causas genéticas y hereditarias.

Cómo se puede diagnosticar el TOC

Como se mencionó al principio del artículo, un psicólogo puede diagnosticar el TOC. En consulta, algunos datos importantes para el profesional son:

  • Período en el que comenzaron los síntomas.
  • Descripción de síntomas.
  • Frecuencia con la que aparecen los síntomas.
  • Rituales y hábitos diarios.
  • E ingestión de algún tipo de medicación (aunque sea para el tratamiento de otros trastornos de salud).

El diagnóstico se realiza tanto mediante valoración psicológica como mediante exploraciones clínicas, que implican un chequeo general, descartando así otras posibilidades.

Tratamiento para TOC

El TOC no tiene cura, sin embargo, el tratamiento ayuda en varios aspectos de la calidad de vida del paciente. Mejora las relaciones interpersonales y permite que el individuo tenga una vida más liviana y feliz.

La psicoterapia tiene como objetivo ayudar al paciente a afrontar situaciones de estrés y ansiedad de forma saludable, sin recurrir a la compulsión y la obsesión. El proceso terapéutico no tiene un tiempo predeterminado, variando según las necesidades del paciente.

El TOC no es una organización extrema, entienda cómo diferenciar

Finalmente, es importante resaltar la diferencia entre el TOC y los hábitos diarios que involucran organización y limpieza. Todos conocen a alguien que es extremadamente organizado, ¿no es así?

Sin embargo, en la mayoría de los casos, esto solo concierne a las características individuales de estas personas. Eso es porque el trastorno obsesivo compulsivo puede afectar la calidad de vida del paciente. Interfiere con sus actividades diarias y relaciones interpersonales, obstaculizando el desarrollo de ocupaciones sociales aparentemente simples, como estudiar y trabajar.

Es importante tener siempre presente que el trastorno puede ser tratado y controlado, devolviendo la calidad de vida al individuo, permitiendo sus pequeños y grandes logros personales, profesionales y académicos.

¿Te gustó este artículo?