El aceite de argán es un producto natural obtenido del fruto de un árbol presente solo en el sur de Marruecos, conocido como Argelia (Argan Spinosa). Es rico en vitaminas A, D y E; es antioxidante y contiene altos niveles de ácidos grasos esenciales, omega 6 y fitoesteroles.

Beneficios del aceite de argán para el cabello

Antioxidante, alta hidratación, anti-frizz, brillo, efecto contra puntas abiertas, protección contra rayos UV, protección térmica de los pelos; mejora la elasticidad, estimula el crecimiento y no es grasoso.

Garantiza un aspecto saludable a las hebras, con suavidad, hebras disciplinadas y sin frizz. También cierra las escamas del cabello, formando una película que asegura la hidratación, además de aportar brillo.

Incluso con una textura ligera, el aceite de argán puede ser dañino si se usa en exceso o cerca de la raíz, ya que existe el riesgo de obstruir los folículos pilosos. Lo ideal es aplicarlo solo hasta la mitad. Además, es importante conocer la diferencia entre hidratación, nutrición y reconstrucción y recibir el diagnóstico exacto de lo que necesita tu cabello.

Los aceites son tratamientos superficiales; tienen éxito porque dominan la piel de gallina y dejan el cabello con buen aspecto. Sin embargo, en algunos casos, pueden acabar enmascarando un problema más grave, como la falta de queratina u otros nutrientes.

Consejo: No mezcle los productos que aportan aceite de argán al champú, ya que la sustancia puede anular la función astringente.

Una de las propiedades del aceite es que tiene acción múltiple: se puede utilizar solo, como finalizador, combinado con otros productos, con el cabello seco o húmedo y también antes del cepillado.

Cómo utilizar el aceite de argán

A la hora de colorear es bueno agregar unas gotas de aceite de Argán a la tintura. Ayuda a reducir la agresión y los mechones quedan más brillantes e hidratados.

Deje caer unas gotas sobre la mascarilla de tratamiento a la que está acostumbrado. La promesa, común a todos los cosméticos que contienen aceite de Argán, es que potencia la acción de otros productos, tanto hidratantes como reconstructivos.

Extienda unas gotas en las palmas de las manos y aplíquelas en el cabello antes de usar la secadora o la plancha. Funciona como protector térmico, evitando los daños provocados por el calor. También se puede utilizar después del cepillo, como acabado, para dar brillo y controlar el encrespamiento.

Aceite de argán para la piel

Alta hidratación, antioxidante, restauración del pH natural de la piel, regula la grasa, reduce imperfecciones (como manchas y cicatrices de acné), eficaz contra el acné y las arrugas. Favorece la renovación celular. Trata la irritación de la piel, el acné, el eccema, las estrías del embarazo y las quemaduras.

Porque es rico en ácidos grasos oleico y linoleico, poderosos humectantes y en vitamina E, antioxidante. Vale la pena agregarlo a la formulación de cremas faciales manipuladas. El aceite de argán restaura la capa hidrolipídica de la piel, dejándola más firme y elástica.

Aceite de argán para uñas

Se recomienda para el tratamiento de uñas frágiles y débiles, ya que nutre y protege frente a las agresiones externas. Deje caer unas gotas de aceite de argán en sus uñas todos los días, masajeando suavemente para fortalecerlas. El responsable del beneficio es la vitamina E.

Otras utilidades

Eficiente contra los labios secos puede ser utilizado por mujeres embarazadas para reducir las posibilidades de estrías.

Qué marcas venden aceite de argán

  • Aceite de argán Moroccanoil 100 ml
  • Revlon Beauty Elixir Oil 100 ml
  • Inoar Serum Argan Oil – Aceite de argán 120 ml
  • Babyliss Aceite de argán 100 ml
  • Aceite de argán Vitaderm 30 ml
  • Aceite de argán de Farmaervas 20 ml

¿Y tú ya usas aceite de argán? ¡Cuenta tu experiencia!