Los aeróbicos acuáticos son un ejercicio aeróbico realizado en el agua. Esta actividad es eficaz en el desarrollo y mantenimiento de nuestro potencial físico y orgánico.

A diferencia de los ejercicios realizados en tierra, la práctica de aeróbic acuático no se acompaña de dolor, sudoración y sensación de agotamiento. En el agua, sentimos una reducción de peso, lo que reduce significativamente la tensión en las articulaciones.

Con esto, los ejercicios que se realizan en el agua se desarrollan con mayor facilidad, aumentando nuestro rendimiento y posibilitando la práctica de la actividad por un mayor período de tiempo. A medida que se reduce el impacto, prácticamente no se producen dolores y espasmos musculares post-actividad.

Todo el mundo puede realizar actividad física acuática, estando indicado principalmente para mujeres obesas, ancianas y embarazadas.

Beneficios de los aeróbicos acuáticos

  • Mejora la capacidad aeróbica
  • Tonifica los músculos
  • Aumenta la circulación sanguínea
  • Promueve la estimulación cardíaca, pulmonar y muscular.
  • Ayuda al bienestar psicológico
  • Proporciona relajación
  • Lucha contra el estrés
  • Mejora la flexibilidad
  • Previene el dolor lumbar y cervical

Cómo practicar

  • Ajuste sus caderas y mantenga su postura erguida.
  • Mientras hace ejercicio, mantenga todo el pie apoyado en el suelo y contraiga el abdomen.
  • Sigue respirando de manera constante sin bloquearlo.
  • Evite comer una hora antes de comenzar a hacer ejercicio.
  • Modalidades
  • Actualmente existen varias variaciones de aeróbic acuático.
  • La forma en que se practica el ejercicio varía según las necesidades de cada alumno.

Además de los tradicionales aeróbic acuático también puedes: bailar con diferentes ritmos e intensidades, practicar el ‘salto’ (‘hydrosjump’), el ‘spinning-hydrobike’ (o ciclismo acuático), el triatlón (con el circuito de bicicletas y el mini – cama elástica), además de muchas otras modalidades.

Aeróbicos acuáticos para mujeres embarazadas

Los ejercicios para embarazadas van acompañados de estiramientos y secuencia aeróbica.

Los ejercicios aeróbicos mueven todos los músculos del cuerpo, proporcionando así un mayor acondicionamiento físico a la mujer embarazada. También se realizan ejercicios para dar un mejor equilibrio, dado el mayor peso en la parte delantera.

Los ejercicios de respiración ayudan a la circulación, dejando a la embarazada más relajada y tranquila.

La mujer embarazada que practica aeróbicos acuáticos tiene un sueño más profundo durante la noche. Con todo esto, el bebé se verá favorecido y mostrará un desarrollo saludable.

En general, las mujeres embarazadas son dadas de alta a aeróbicos acuáticos a partir del tercer mes de gestación, pero es importante señalar que para iniciar esta modalidad se requiere autorización del obstetra.

La gestante puede practicar aeróbic acuático durante todo el embarazo, salvo recomendación médica para prevenirlo, como es el caso de los embarazos de alto riesgo. También puedes, tras la protección, volver a practicarla, comenzando de forma suave y progresiva los ejercicios para volver rápidamente a la forma de antes del embarazo.