El colesterol es un tipo de grasa que el cuerpo necesita para el crecimiento y la regeneración celular. Es responsable de la producción de hormonas sexuales, cortisona y vitamina D. Además, el colesterol se convierte en ácidos biliares para ayudar a la digestión. El colesterol circula por todo el cuerpo y no es soluble en la sangre. Utiliza una proteína, la lipoproteína, que se transporta a través del torrente sanguíneo.

La mayor parte del colesterol presente en el cuerpo es sintetizado por el cuerpo, y solo una pequeña parte se adquiere a través de la dieta. Por tanto, al contrario de lo que se pensaba, el nivel de colesterol en sangre no aumenta cuando se incrementa la cantidad de colesterol en la dieta. El colesterol se encuentra con mayor frecuencia en tejidos que son capaces de sintetizar, como el hígado, la médula espinal, el cerebro y las arterias.

Colesterol alto

El colesterol alto es una condición de salud peligrosa, ya que se asocia con un mayor riesgo de enfermedad cardíaca. Dado que no hay síntomas, una persona puede tener un nivel alto de colesterol y no saberlo. Por eso es tan importante hacerse pruebas con regularidad para evaluar su situación.

Vale la pena recordar que no es el colesterol el que nos enferma, sino su exceso. Cuando el nivel de colesterol en sangre supera los requerimientos orgánicos, el exceso tiende a acumularse en las paredes de las arterias, formando placas de grasa. Estas placas pueden, poco a poco, obstruir las arterias, provocando complicaciones cardiovasculares.

Índice de colesterol total

  • Menos de 200 Ideal
  • 200-239 Un poco alto
  • 240 o superior Alto

Tipos de colesterol

Colesterol HDL

HDL es el colesterol «bueno». Cuando hay altas concentraciones en la sangre, hay menos riesgo de ataques cardíacos. El HDL ayuda a eliminar el colesterol de las paredes arteriales. Transporta el colesterol de las células del cuerpo al hígado. Luego, este colesterol se reutiliza y se convierte en ácidos biliares.

Clasificación de colesterol HDL

  • 60 o más Ideal, reduce las enfermedades cardíacas
  • Menos de 40 hombres Bajo; riesgos cardíacos
  • Menos de 50 mujeres Bajo; riesgos cardíacos

Colesterol LDL

LDL es el colesterol «malo». A diferencia del HDL, sus altas concentraciones en sangre están asociadas con un mayor riesgo de enfermedad cardíaca. El LDL se oxida y se deposita en las paredes de las arterias para iniciar la afección conocida como arteriosclerosis.

Clasificación del colesterol LDL

  • Menos de 100 Ideal
  • 130-159 Un poco alto
  • Mayor que 190 Muy alto
  • Causas del colesterol alto

Mala alimentación

Dos fuentes son responsables de elevar el nivel de grasa en sangre:

  1. Alimentos ricos en colesterol (carnes rojas grasas, yema de huevo, camarones, piel de ave, mariscos, mantequilla, lácteos, crema agria, tocino, empanizados, fritos, jamón, mortadela, salami, queso amarillo y pescado graso) .
  2. Grasas saturadas (aceite de coco, aceite de babasú, aceite de palma, coco, chocolate, galletas rellenas, snacks y otros).

El exceso de estos alimentos puede depositarse en las arterias, endureciendo la pared y formando placas que poco a poco las tapan. El proceso puede conducir a enfermedades como arteriosclerosis, isquemia cerebral y obstrucción de las venas de las piernas.

Factores hereditarios

Cuando existe un factor hereditario, incluso si lleva una vida saludable, los riesgos de tener colesterol alto aumentan considerablemente. Esta predisposición influirá en cómo reaccionará su cuerpo al colesterol.

Estilo de vida sedentario y con sobrepeso

Las personas sedentarias y obesas tienen más probabilidades de tener niveles altos de colesterol y, en consecuencia, problemas cardíacos. Los hombres corren más riesgo que las mujeres, ya que el cuerpo femenino está menos expuesto debido a la acción de la hormona estrógeno. Equilibra la proporción de los dos tipos de lipoproteínas que transportan el colesterol.

Algunas enfermedades específicas

Condiciones como diabetes, enfermedad renal, enfermedad hepática y enfermedad de la tiroides contribuyen a empeorar la reacción del cuerpo al colesterol alto.

Cómo evitar el colesterol

Para evitar el colesterol alto, es necesario llevar un estilo de vida saludable:

  • Una dieta equilibrada a base de alimentos específicos que ayuden a disminuir la dosis de colesterol. Por ejemplo: fibra (principalmente linaza y avena), verduras, frutas, té verde, ajo, jengibre, omega-3, proteína de soja y vitaminas C y E.
  • Perder peso: las personas con exceso de grasa corporal tienen más probabilidades de desarrollar enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares. La obesidad no es saludable porque el sobrepeso aumenta el esfuerzo del corazón.
  • Ejercicios físicos: Tener una vida más activa, realizando ejercicios aeróbicos. La actividad física disminuye los niveles de LDL y aumenta los niveles de HDL. La falta de ejercicio tiene el efecto contrario. El ejercicio físico reduce el riesgo de enfermedades cardíacas y mejora la salud en general.
  • Evite los cigarrillos y las bebidas alcohólicas.