¿No puede su hijo mantenerse alejado de usted? ¿Tiende a querer estar cerca de ti todo el tiempo, negar posibles despedidas e incluso enfermarse a la larga lejos de ti? Puede sufrir ansiedad por separación. Ante la necesidad de retomar la rutina, volver al trabajo y otras cuestiones a solucionar sin los más pequeños alrededor, ¿cómo afrontar esta situación? ¿Cómo puede superar este problema?

Le mostraremos las respuestas a estas preguntas a continuación. ¡Revisa!

Qué es la ansiedad por separación

La ansiedad por separación es el nombre del sentimiento que tiene el niño en el momento en que se aleja de los padres, aunque sea por un corto período de tiempo. Es común debido a que, normalmente, el niño no abandona a sus padres en los primeros meses de vida, siendo un nuevo momento para él de lidiar.

La ansiedad por separación suele producirse con mayor intensidad entre el décimo y el decimoctavo mes de vida. Sin embargo, sus primeros síntomas se pueden sentir mucho antes, ya en el cuarto mes. Es en esta etapa cuando el niño toma conciencia de que él y su madre son seres distintos y que ella puede alejarse, lo cual, considerando que es un ser totalmente dependiente, constituiría un riesgo para él.

Así, es normal que el niño llore con la ausencia de los padres, especialmente con la madre. En algunos casos, los síntomas van más allá, con disminución del apetito, insomnio, fiebre emocional, agresión, entre otros.

Suele pasar cuando el niño puede comprender que la separación es necesaria y temporal, es decir, no estará sin sus padres, independientemente del tiempo lejano. Para ello, es fundamental que los padres comprendan cómo está compuesto, sus fases y cómo actuar para mejorar la situación.

Cuáles son las etapas de la ansiedad por separación

La ansiedad por separación pasa por varias etapas, según la edad del niño. Vea las principales y sus características a continuación.

4 meses a 1 año

El niño aún es pequeño y no tiene discernimiento para comprender que la separación es necesaria y saludable. En esta etapa, es fundamental que los padres no dejen hijos con los que no están acostumbrados a convivir (por ejemplo, un primo lejano al que nunca han visto y nunca volverán a ver), para no causar molestias por estar con alguien con quien no tiene relación.

Si el niño va a conocer a alguien que no está acostumbrado, debe tener cerca a alguien en quien confíe durante las interacciones, para brindarle seguridad. Esto ayuda a disminuir la ansiedad del bebé.

1 a 2 años

El niño, en ese momento, ya tiene un mayor dominio del lenguaje, no solo hablando, sino entendiendo mejor lo que dicen los padres. Si necesita irse, explíquele al niño que va a regresar. Adviértela siempre, incluso si lleva a una crisis de separación. No te escapes ni intentes desaparecer, pensando que ella no se dará cuenta. Dile siempre adiós con calma y cálmate si es necesario.

2 años en adelante

En este punto, los niños tienden a pasar más tiempo solos, pero aún pueden sufrir ansiedad por separación, especialmente si aún no han ido a la guardería o la escuela. Ante esto, es importante evaluar con un psicoterapeuta lo que sucede, para llevar a cabo un proceso más saludable para el niño.

Cómo aliviar la ansiedad por separación

Se pueden utilizar algunas estrategias para aliviar la ansiedad por separación y lograr una mejor relación con el niño. Éstos son algunos de ellos.

Juega juegos de escondite

Para que el niño aprenda, de manera lúdica, cómo los padres pueden estar silenciosamente ausentes, puede enseñarles a jugar al escondite. Con esto, ella, a través de la diversión, aprende que los padres pueden escaparse por un tiempo, pero regresarán sin mayores problemas.

Hablar con el niño sobre la importancia de la ausencia

Cuando ya estamos en una etapa más avanzada (1 año en adelante), los padres pueden hablar con los pequeños de la importancia de la ausencia y que siempre volverán, aunque tarden más de lo que le gustaría al niño. Esta conversación debe transmitirles una sensación de seguridad, evitando una postura punitiva o diciendo que los niños ya no son mayores para eso.

Evita las amenazas

Ante la ansiedad por separación, es fundamental que los padres promuevan la seguridad para ellos y no ningún tipo de amenaza que les haga sentir miedo por este momento. Los niños necesitan aprender a lidiar con sus sentimientos y no es a través de la amenaza del castigo que tendrán éxito. Por el contrario, internalizarán el miedo y pueden tener problemas en el futuro para lidiar con sus sentimientos.

No le provoques miedo al niño

Otro punto importante es nunca causar miedo en el niño. No la amenaces con «tienes que lidiar con esto, es posible que no regrese» o frases similares. Recuerda que en esta etapa, con la madurez emocional que tienen, es fundamental promover la seguridad antes que nada.

Qué puede provocar un aumento en la duración de la ansiedad por separación

A partir de los 2 años ya tenemos un caso clásico de ansiedades de separación más extensas que merecen el cuidado de los padres. Algunos factores pueden conducir a esto, como:

  • separación y divorcio de los padres;
  • peleas constantes en casa;
  • falta de tiempo de calidad dedicado a los niños;
  • postura punitiva, sin ofrecer seguridad a los más pequeños;
  • disminución de la autoestima del niño;
  • no se siente especial para los padres.

Qué hacer con estos casos

Cuando la ansiedad por separación comienza a durar mucho tiempo, podemos desarrollar un trastorno de ansiedad por separación, que requiere mayor cuidado por parte de los padres. Esto se debe a que existe la posibilidad de comprometer la propia rutina y la salud del niño.

En estos casos, contar con ayuda profesional es fundamental para promover un adecuado desarrollo de la resiliencia emocional del niño, para que pueda afrontar sus sentimientos y madurarlos con el tiempo.

La psicoterapia puede ser un aliado importante en este proceso, a fin de comprender cuáles son los factores que influyen en ella, tratarlos con los más pequeños y orientar a los padres hacia las mejores conductas, para evitar agravar su condición y poder ayudar en el desarrollo emocional de sus hijos. pequeño.

La ansiedad por separación es un momento normal en la vida de los niños. Sin embargo, con los procedimientos y la conducta adecuados, es posible aliviar este sufrimiento y hacerlos capaces de afrontar mejor estos problemas.

¿Te gustó este contenido? Entonces, compártelo en tus redes sociales para que más padres puedan estar al tanto del tema y ayudar a sus hijos en este proceso.