Para muchas personas, comer vainas no es un buen negocio: los frijoles tienen carbohidratos (como oligosacáridos y fitatos) que el cuerpo no digiere muy bien, debido a la falta de enzimas digestivas específicas. En estos casos, los frijoles fermentan en el sistema digestivo (debido a la acción de las bacterias intestinales), provocando gases.

La vaina, también conocida como «judías verdes», además de no causar molestias gastrointestinales, es más nutritiva que las judías. Es ligero, fácil de digerir y aporta mucho bienestar al organismo, fortaleciendo la inmunidad del organismo.

Propiedades de la vaina

La vaina no es más que el fruto verde de varias especies de frijoles. Tiene una gran cantidad de vitaminas y minerales: tiene vitamina A, C, K y complejo B. Las vainas también contienen minerales como: silicio, calcio, manganeso, hierro, cobre y potasio. Su consumo también garantizará cantidades expresivas de fibras. La vaina es rica en ácido fólico, flavonoides, betacaroteno y carotenoides. Tiene acción antioxidante y efecto antiinflamatorio.

Beneficios de las vainas

Previene el envejecimiento: El poder antioxidante está garantizado por la porción de vitamina C, betacaroteno, manganeso y ácidos fenólicos en los granos. Retrasa los efectos de la vejez y los radicales libres, ya que ayuda en la renovación de las células que ya no son funcionales por aquellas que apoyarán el funcionamiento general del organismo. La cápsula puede contribuir al efecto de salud rejuvenecedor de la piel.

Mejora la salud ósea: Posee minerales como el silicio, el magnesio y, más representativo para huesos y dientes, calcio. La vaina todavía contiene vitamina K, que es una vitamina que promueve la absorción de calcio, un excelente nutriente para apoyar la densidad ósea.

Mejora la salud cardiovascular: los frijoles en la vaina ayudan a reducir las células grasas presentes en el torrente sanguíneo. El principal responsable de esto es el omega-3 que, aunque en escasa cantidad, consigue ayudar en la reducción del colesterol malo.

Previene la anemia: La vaina puede reconocerse como una fuente de hierro, el principal nutriente para fortalecer el sistema inmunológico, previniendo la anemia y la fatiga.

Ayuda a prevenir la diabetes: con el suministro de varios nutrientes, los alimentos pueden ayudar a controlar la tasa de azúcar en el torrente sanguíneo, lo que reduce la posibilidad de picos de insulina e hipoglucemia. Por tanto, es un excelente refuerzo en la prevención de la diabetes.

Beneficioso para el intestino: El mal funcionamiento de la flora intestinal perjudica la absorción de nutrientes y dificulta la eliminación de sustancias indeseables al organismo. Esto puede generar no solo hinchazón y malestar, sino consecuencias mucho más graves. La vaina es rica en fibras beneficiosas para la eliminación de toxinas y sustancias que influyen negativamente en el comportamiento del organismo.

Mejora el estado de ánimo: el ácido fólico es una sustancia que ayuda en la síntesis de varios neurotransmisores como la dopamina, serotonina, norepinefrina y homocisteína. Todos ayudan a reducir los síntomas de la depresión y así mejorar el estado de ánimo. Estos neurotransmisores, de forma indirecta, también pueden ofrecer un mayor vigor, ya que cuando estás de buen humor se hace más fácil la práctica de actividades físicas.

Bueno para los músculos: Para quienes realizan entrenamiento de resistencia, es muy útil incluir las judías verdes en el menú. Contiene magnesio, un mineral muy importante para la formación de cadenas proteicas y, en consecuencia, el crecimiento muscular. De esta forma, mejorará tu construcción muscular, aumentando tu rendimiento en el entrenamiento.

Cómo consumir las vainas verdes

Antes de preparar, lave las vainas con agua corriente y quíteles las puntas. Utilice poca agua al cocinar (o dé preferencia al vapor). La vaina se puede usar como ensalada en platos fríos, pero también es una excelente opción para platos calientes. Están muy bien sazonadas solo con aceite de oliva y una pizca de sal. Son buenos en tortillas, en sopas, cocidos con arroz y zanahorias. Otra sugerencia es freír el ajo en mantequilla y agregar las vainas para que se doren, ¡está delicioso!

Y tú, ¿tienes la costumbre de complementar tu alimentación con vainas?